“ESCUELAS BÍBLICAS” Por Bill H. Reeves

Desde hace como cien años, en la hermandad americana ha habido unas pocas escuelas, llamadas 86 “Colegios”, de nivel educativo de como universidad, organizadas y dirigidas por puros cristianos. Las más viejas son DAVID LIPSCOMB UNIVERSIDAD y ABILENE CHRISTIAN UNIVERSIDAD (originalmente, y hasta hace pocos años, se llamaban “Colegios”). Desde su fundación estas escuelas nunca estaban ligadas a las iglesias de Cristo por medio de donativos. Ni se solicitaban generalmente tales donativos. Se consideraban como instituciones educativas humanas, completamente aparte de las iglesias locales. Pero después de la Segunda Guerra Mundial (1945), cuando los orfanatos ya comenzaban a pedir y recibir donativos de muchas iglesias de Cristo, dentro de poco tiempo se hacían esfuerzos por conseguir tales donativos de las iglesias para los “colegios”. Muchos hermanos liberales se oponían al sostenimiento de estas escuelas de parte de las iglesias, pero con el tiempo cesó la oposición en general, y ahora hay iglesias liberales que envían donativos mensuales a las dos instituciones humanas; a saber, al orfanato, como al “colegio”. Hay que guardar presente que al hablarse de las “escuelas,” algunos tienen en mente la clase de escuelas como las dos nombradas arriba (también cabe aquí el INSTITUTO BAXTER). El sostenimiento de éstas, de parte de iglesias de Cristo, es un ejemplo de institucionalismo. Pero otros tienen en mente otra clase de “escuelas”. Vamos a notarla. Varias iglesias de Cristo han “patrocinado” escuelas para la preparación de predicadores. Sus ancianos supervisan una obra de toda la hermandad, piden y reciben dinero de muchas iglesias de Cristo para el proyecto, y llevan a cabo su programa como una central para la preparación de predicadores que salgan a ocupar los púlpitos de las iglesias. Esto es caso de centralización. El artículo que sigue trata la cuestión de las “escuelas”, desde el punto de vista de la situación como existía en la década de los cincuenta.
“¿CÓMO RECIBÍAN SU PREPARACIÓN?” Por Bill H. Reeves (Septiembre 1957) Hace poco me hizo un hermano una pregunta muy interesante e importante. ¿Cómo recibían su preparación los ministros de Cristo en el principio de la iglesia, y tenían todos la capacidad de prepararlos? Esta pregunta, y su respuesta, tienen interés e importancia especial, porque tienen que ver con dos cosas en particular: las escuelas (llamados Colegios en los Estados Unidos; son como Universidades) establecidas y mantenidas por miembros de la iglesia de Cristo, y los programas de entrenamiento especial de algunos hermanos evangelistas (llamados a veces equivocadamente Escuelas Bíblicas, letra mayúscula, indicando así una institución distinta, como por ejemplo: La Escuela Bíblica de Torreón, La Escuela Bíblica de McAllen, etcétera.). En primer lugar, y ante todo, debemos recordar que primitivamente los evangelistas (ministros de Cristo, como dice el hermano en su pregunta, pero NO “ministros de La Iglesia de Cristo”) salían de CONGREGACIONES, ¡no de seminarios! No digo esto porque existan seminarios entre nosotros, porque bien sé que no existen. Pero sí hay quienes miran a ciertos Colegios (de los hermanos, como por ejemplo a Abilene Christian College, a David Lipscomb College, etcétera) y a “Escuelas Bíblicas”, como si fueran seminarios, SIN LOS CUALES NO TENDRÍA LA IGLESIA PREDICADORES CAPACITADOS hoy día. Tan crecida es esta idea sectaria que en algunas partes es casi REQUISITO, para ser ocupado como evangelista, el ser graduado de una de estas escuelas. Como

algunos de los lectores ya saben, yo soy graduado de dos de estos colegios que son dirigidos por puros miembros de la iglesia. Yo defiendo públicamente su DERECHO DE EXISTIR, mantenidos por individuos, pero no por congregaciones de la iglesia del Señor. No tenemos derecho bíblico de “cargar la iglesia” de instituciones humanas, no importa que buenas sean. NO OBSTANTE, el peligro de tales instituciones es que traten de dirigir la iglesia universal indirectamente. Si los predicadores de la iglesia son graduados de estas escuelas, ya puede uno imaginar que grande influencia van a tener las escuelas sobre la iglesia, porque las escuelas influencian a los jóvenes, y estos jóvenes salen a predicar en las iglesias (congregaciones), sembrando entre los hermanos las ideas más prevalecientes y dominantes de las escuelas, ESPECIALMENTE respecto a las cuestiones del día. ¡Esto tenemos qué combatir! pero no al derecho de la escuela privada de existir. ADVERTENCIA: Cuando alguno comienza a expresarse, como lo he hecho en el párrafo de arriba, a veces es mal representado por hermanos liberales. Es acusado de “no creer en los colegios,” de “no creer en la educación cristiana,” de ser “Sommerista,” etcétera. (Cabe aquí aclarar que hace muchos años el hno. Daniel Sommer, ya difunto, dirigía un grupo de hermanos en oposición al DERECHO BÍBLICO de existir de colegios como los que dirigen algunos hermanos. Decía él, y sus seguidores hasta la fecha, 87 que ni tienen derecho de existir, ni aún mantenidos por cristianos individuales. No se oponía solamente a mantenimiento por iglesias, sino TAMBIÉN a mantenimiento por individuos. Sencillamente no tenían derecho de existir, decía él). Hoy en día, cuando alguno afirma que estos colegios no deben ni pedir NI ACEPTAR donativos de congregaciones, se le llama “Sommerista.” Nos llaman así porque no tienen mejor arma para su defensa. Nos llaman así, esperando levantar perjuicio, exactamente como lo hace el sectario que nos llama “Campbelistas.” Habiendo aclarado este punto, vamos a notar algunos textos bíblicos. (1) Hech. 8:4. Los discípulos primitivos eran cristianos instruidos en la Palabra; la podían anunciar. ¿De dónde sacaron esa “preparación?” ¿De algún seminario? (2) Hech. 17:11. Las Escrituras ponen el énfasis en el escudriñar individual. (3) 1 Tes. 5:21 (2 Cor. 13:5). Es deber individual examinar las cosas, para retener lo bueno. Siendo Cristo la Cabeza de su cuerpo, no hay cuerpo legislativo (ni Papas, ni ANCIANOS TAMPOCO) que tenga derecho de obligarnos a aceptar como FE alguna decisión suya. (4) 2 Tim. 3:14. La instrucción en la Biblia debe comenzarse en la casa. (Si un muchacho fue enseñado en las Escrituras desde su niñez por padres píos, y también recibió buena educación en las Escrituras en la congregación local a través de los años, ¿es justo insinuar que no tiene preparación para predicar a menos que se gradúe de alguna “Escuela Bíblica?” (5) 1 Tim. 4:12-16. ¿Tiene este pasaje algo qué ver con la preparación para predicar? ¡Yo creo qué sí! ¡No se nos olvide nunca: los predicadores deben salir de congregaciones, no de seminarios! Cada evangelista local (juntamente con los ancianos, si los hay, y los demás miembros) debe esforzarse por ayudar a otros a prepararse para predicar, 2 Tim. 2:2. Todos tenemos nuestros talentos y nuestras habilidades peculiares. Todos debemos sentir nuestra responsabilidad, según nuestras habilidades, de preparar a otros como obreros en el campo. Hay distintos hermanos, en México, como también en EE.UU., que hemos luchado por dar tiempo y energía y talento a esto de contribuir ciencia y experiencia a otros que quieran dedicar sus vidas a la predicación de la Palabra. Esto no quiere decir que se hayan establecido Escuelas Bíblicas, como instituciones separadas pero sostenidas por iglesias. ¡En ninguna manera! Por eso es equivocación referirse uno a “Escuelas Bíblicas de X parte” cuando en

realidad no hay más que un esfuerzo escritural, de parte de un evangelista, de cumplir con su responsabilidad ante Dios de ayudar preparar a otros. Hay que recordarse, que LA MISMA CITA BÍBLICA QUE OBLIGA a un evangelista enseñar a otros, TAMBIÉN obliga a todos los demás evangelistas, cada quien según sus talentos. ¡Es pecado pasar esta responsabilidad a otro, diciendo que él tiene más habilidad! ¡Es error y tendencia sectaria CENTRALIZAR esta noble obra en una sola persona, o personas! Yo defenderé hasta la muerte el derecho y la responsabilidad de cada evangelista de preparar obreros según su capacidad. Pero cuando alguno trata de centralizar esta obra en una sola congregación, establecer una institución aparte de la iglesia con su tesorería, etcétera, y pedir y recibir fondos para LA ESCUELA, en lugar de para el predicador que está estudiando y predicando, entonces levantaré mi voz en oposición. Quiero decir, antes de terminar, que ¡nunca ha habido Escuela Bíblica de McAllen! Los nombres propios, (letra mayúscula) son para distinguir entre entidades distintas. Tampoco se refiere el hno. Pedro Rivas en Torreón, a sus esfuerzos de entrenar obreros, como a “La Escuela Bíblica de Torreón;” el hacerlo indicaría que hay allí una institución aparte de la iglesia, aunque sostenida por las iglesias. Esto sería pecado. CONCLUSIÓN 1. Los predicadores deben salir de congregaciones, no de seminarios. 2. El cristiano, si prefiere y si tiene oportunidad, puede asistir alguna escuela fundada y mantenida Y DIRIGIDA por cristianos, en lugar de asistir las escuelas públicas. En estas escuelas tomará cursos bíblicos, el “Sommerismo” al contrario. 3. Cada evangelista debe esforzarse por cumplir con 2 Tim. 2:2 y no pasar sus responsabilidades a otros, bajo el pretexto de que tienen estos otros más habilidad. ¡No hay hermano indispensable! 4. Debemos evitar tendencias erróneas, entre ellas siendo éstas: (a) pasar la responsabilidad de preparar a obreros a una sola congregación, para centralizar todo el esfuerzo en ella, (b) hacer de la obra de ayudar a otros una institución distinta, con nombre propio, organización propia, pidiendo y recibiendo fondos de iglesias en su propio nombre, en lugar de pedir ayuda financiera para el individuo que es más que “alumno,” es predicador, estudiando y trabajando, y DIGNO DE SU SALARIO, (c) pensar en los Colegios de los hermanos como requisitos indispensables para el “ministerio,” en lugar de 88 escuelas o instituciones humanas que ofrecen ambiente cristiano y cursos bíblicos para los que busquen la educación formal.
Nota Hoswaldo Antonio Moreno Parrales
Evangelista http://www.desead.worpres.com http://www.creiporlocualhable.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s