Las setenta semanas Daniel 9:24‑27

Introducción.

  1. El estudio de este texto es necesario no solamente para entender la voluntad de Dios, sino también para combatir el error de los que enseñan que Cristo volverá a la tierra para establecer un reino terrenal que durará mil años.
  2. Basándose en este texto los materialistas enseñan que la “dispensación” o “época de la iglesia” es un paréntesis en el programa profético de Dios. Para los tales la iglesia no es en sentido alguno el reino del Mesías.
  3. Según esta teoría la iglesia no estaba en los planes originales de Dios, sino que era algo incidental que se estableció cuando los judíos rechazaron a Cristo. Creen que la iglesia es un substituto provisional que durará hasta que Cristo venga la segunda vez para establecer su reino.
  4. Los que enseñan esta teoría se llaman milenarios, premilenaristas (el prefijo “pre” indica que Cristo volverá a la Tierra antes del período de mil años) y dispensacionalistas. Milenarismo es la doctrina que sostiene que Cristo reaparecerá sobre la Tierra para reinar en la “Nueva Jerusalén” con sus santos por un período de mil años antes del juicio final. Se llaman dispensacionalistas, porque hablan mucho de dispensaciones. Estas no son las que la Biblia claramente revela (patriarcal, mosaica y cristiana), sino las que son invenciones de ellos).
  1. Daniel 9:24‑‑ “Setenta semanas (unidades de siete) han sido decretadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad … “
  2. Todos los profetas hablan del futuro glorioso del pueblo de Israel (del remanente). Ahora Dios le dice a Daniel las cosas que tuvieron que suceder para la restauración de las bendiciones para los judíos. Este hermoso texto apunta hacia el cumplimiento del plan de Dios para la redención del hombre.
  3. Este versículo nombra seis cosas importantes:
  4. “para terminar la prevaricación” (“para poner fin a la transgresión”, La Biblia de las Américas). El pueblo de Israel fue llevado a Babilonia y su templo fue destruido por causa      de sus transgresiones (Dan. 9:11), pero el colmo de la transgresión de los judíos fue la crucifixión de su propio Mesías (Mat. 23:32; 1 Tes. 2:16). Por esta causa su casa fue asolada (Mat. 23:38) o destruida (Mat. 24:2).
  5. “y poner fin al pecado” (“para terminar con el pecado”, La Biblia de las Américas). La nación sería destruida y su pecado reservado para el juicio.
  6. “y (para) expiar la iniquidad”. Cristo es nuestra expiación o propiciación (1 Jn. 2:2). El es el verdadero propiciatorio (Heb. 9.5). La tapa del arca del pacto sobre la cual sangre se rociaba cada año en el día de expiación era el tipo de Cristo quien “cubre” nuestros pecados (Rom. 4 6‑8).
  7. “para traer la justicia perdurable” la justicia (justificación) hecha posible por la gracia de Dios; nos perdona y nos pronuncia justos (también Rom. 4:ó‑8). La justicia contada a nosotros equivale al perdón de pecados, porque el perdonado ya no es culpable del pecado. Es, por lo tanto, justo. La justicia verdadera es el fundamento del reino de Dios.
  8. “y (para) sellar la visión y la profecía, para cumplir las profecías acerca de la nación de Israel y su templo. Para entender esto es necesario recordar que los tipos y figuras de la ley y las profecías de los salmos y profetas acerca de Cristo y su reino se cumplieron (Luc. 24:44; Hech. 3:24; 1 Ped. 1:10,11).
  9. “y para ungir al Santo de los santos” (“y para ungir el lugar santísimo”, La Biblia de las Américas, la palabra “lugar” no está en el texto original), es decir, para ungir al Cristo quien no sólo es el Mesías, sino el Templo Vivo quien reemplaza el templo destruido.
  1. Es obvio que estas seis cosas ya se cumplieron cuando Cristo vino la primera vez, pero para los milenarios esta profecía todavía no se cumple. Sin embargo, cuando Cristo vuelva la segunda vez será “sin relación con el pecado” (Heb. 9:28). El libro de Hebreos fue escrito para afirmar enfáticamente las mismas verdades profetizadas por Daniel.
  2. Es necesario que se entienda, pues, que Dan. 9:24 ya se cumplió, y luego no habrá problema con las setenta semanas.
  1. Daniel 9:25‑27‑‑ “Has de saber y entender que desde la salida de la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; volverá a ser edificada, con plaza y foso, pero en tiempos de angustia … “
  2. Es muy probable que “Setenta semanas” sea un número simbólico. Significa literalmente siete unidades de siete (véase el margen de La Biblia de las Américas).
  3. Los milenarios tuercen esta profecía, diciendo que después de las 62 semanas el reloj de Dios para, que Dios invoca un “time out” (tiempo de descanso, tiempo descontado). Dicen que esto ocurrió cuando la entrada triunfal de Jesús en la ciudad de Jerusalén y que el reloj empezará otra vez cuando ocurra el supuesto “rapto” (el arrebatamiento de los santos para estar con Jesús en las nubes durante la “Gran Tribulación”).
  4. Creen que la última semana será de siete años literales, pero que no siguen inmediatamente a las 62 semanas. Ya ha habido unos 1950 años de receso metidos en esta profecía para interrumpir su cumplimiento. ¡Qué maravilla! ¡Un período ya cuatro veces más largo que todo el tiempo cubierto en la profecía!
  5. En su ilustración del reloj parado, dicen que Dios marcará tiempo otra vez cuando empiece a tratar directamente con los judíos en su propia tierra (durante el milenio), pero los judíos todavía estuvieron en su propia tierra durante 40 años (hasta el año 70) ¡después de parar el reloj!
  6. Toda la teoría de los milenarios o dispensacionalistas es pura especulación sin base bíblica.
  7. Además, debe agregarse que los tales han inventado su propio sistema de interpretar la Biblia entera y por eso, pueden “ver” su doctrina en casi todo libro de la Biblia.

III. La siguiente cita es del comentario breve del hermano Robert Harkrider en su libro “A Study Workbook For Teachers And Students” sobre Daniel:

“v. 25 ‑‑ El principio de las setenta semanas fue con el decreto hecho por Ciro de reedificar a Jerusalén (Esdras 1:1‑4; Isa. 44:26‑28; 45:13). Las sesenta y dos semanas terminaron con la venida de Cristo. Estas sesenta y nueve semanas se dividen en dos grupos (de siete semanas y de sesenta y dos semanas).

“Se han hecho muchos intentos de acomodar fechas exactas a esta profecía. Lo más común ha sido referirse a Ezeq. 4:6 y afirmar que cada día representa un año completo de tiempo. Sin embargo, no hay nada en este contexto que sugiera tal aplicación. De hecho, si afirmamos que las sesenta y nueve semanas representan 483 años literales, tenemos un problema al tratar de determinar en qué fecha se expidió el decreto.

“(1) El decreto de Ciro para Zorobabel se expidió en el año 539 a. de J. C., pero si éste ha de ser literalmente cumplido 490 años después, sería en el año 49 a. de J. C., y esto sucedería antes del nacimiento de Cristo como también antes de la destrucción de Jerusalén.

“(2) El decreto de Artajerjes I para Esdras se expidió en el año 458 a. de J. C. Aunque las 69 semanas (483 años) nos traerían al año 25 o 26 d. de J. C. y esto coincidiría con el tiempo en que Cristo empezó su ministerio personal, de cualquier manera tenemos un problema con las primeras 7 semanas (49 años), lo cual haría que la restauración final de Jerusalén terminara en el año 409 a. de J. C. Pero sabemos que esto sería demasiado tarde, porque Nehemías regresó en el año 444 a. de J. C. aproximadamente, y la restauración completa fue terminada para el año 432 a. de J. C.

“(3) El decreto de Artajerjes para Nehemías fue en el año 445 a. de J. C. Si usamos esta fecha como el comienzo de las 69 semanas nos traería al año 38 o 39 d. de J. C., que es demasiado tarde para la muerte del Mesías, y las 7 semanas nos traería al año 396 a. de J. C., lo cual también es demasiado tarde para la restauración final de Jerusalén.

“No hay prueba satisfactoria en Dan. 9 de que semanas de años sean indicadas. Parece que no hay manera matemática de acomodar estos números a los eventos mayores de la historia sin quedar con demasiado tiempo o con tiempo insuficiente entre los eventos.

“Podemos aprender el período de tiempo solamente por los eventos descritos. Sietes y unidades de sietes se usan a través de las escrituras para indicar plenitud, unidad o finalidad (énfasis mío, wp). La mitad de siete es un período corto e incompleto de tiempo. Si otra interpretación, diferente de ésta, se hubiera indicado, algo dentro del contexto lo habría sugerido.

“v. 26 ‑‑ Parece apropiado considerar las setenta semanas como descriptivas de un período completo de tiempo que será culminado por un fin terminante de la economía judía (énfasis mío, wp). No hay lugar  para “La Teoría Paréntesis” ofrecida por los premilenaristas. Además, uno tiene que usar una imaginación fuerte y estar buscando una prueba oscura para usar este texto para enseñar una ‘Tribulación de Siete Años’ que se relaciona con un ‘Rapto’ y un ‘Reino Milenario de Cristo’, como los premilenaristas intentan hacer con este texto.

“Durante la última semana el Cristo había de ser rechazado y crucificado. El Príncipe enviaría un pueblo para destruir la ciudad y el santuario con inundación

(compárese Isa. 8:5‑8). Tal vez esto se refiere al Romano bajo Tito como el agente de Cristo quien destruyó a Jerusalén y el templo. Esta sería la guerra de ‘devastaciones’ (Mat. 24:15; Luc. 21:20,22).

“v. 27 ‑‑ El pacto se confirma con muchos (Hech. 10:34; Rom. 9:30) cuando los gentiles también son traídos a la fe. Aunque la ley llegó a su fin con la cruz (Col. 2:14‑17), hubo un período de inspiración directa de los apóstoles y profetas del Nuevo Testamento durante el cual el nuevo pacto se revelaba y se confirmaba (Juan 16:13; Marcos 16:20; Heb. 2:3,4). A la mitad de la semana causan que el sacrificio y la ofrenda terminen, de lo cual se afirmó que ya no eran necesarios después de la muerte de Cristo (Heb. 9:11‑17). Sin embargo, el ofrecimiento de sacrificios de animales no cesó realmente sino hasta la destrucción del templo en el año 70 d. de J. C., en el tiempo de la abominación desoladora (Mat. 24:15; Luc. 21:20‑22). Así que las setenta semanas comienzan con la orden de reconstruir Jerusalén y terminan con la completa destrucción de Jerusalén y la confirmación del nuevo pacto”.

Por Wayne Partain

Anuncios

pregunta sobre el tema un acto congregacional

Pregunta    Y entonces como cree que debe hacerse con una persona de avanzada edad, que siempre fue fiel; y que ahora por su avanzada edad y enfermedad no puede congregarse hermano, no le parece que seria injusto que esa persona se pierda esta bendición, el Señor dice que donde estén dos o tres congregados en su nombre ,ahí estará.
Pregunta  En la congregación en la que nos reunimos hay un caso así, y después de la reunión , el predicador y otros hermanos can a su casa y vuelven a hacer el sermón para ella y a la vez pasan visitan, para que no se sienta en abandonada, no podemos olvidarnos de ella.Además la iglesia somos nosotros hermano.
REPUESTA A LA INTERROGANTES DE UNA HERMANA
 ok hermana muy buena pregunta creo que el texto que usted cita es un texto que esta bajo el contexto de la iglesia local y que es el caso de una disciplina congregacional que hermanos por muchos años han utilizado para justificar practicas anti bíblicas la biblia nos enseña algo que Dios no es injusto para olvidar el trabajo de amor que este hermano hermana hagan y ademas hay que entender que dice la biblia en cuanto a la ofrenda Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene cree usted que Dios no mira la voluntad de la hermana o hermano si ella no tiene salud piensa usted que Dios no lo sabe ? ha hora hay personas que llegan a congregare y pregunto por lleguen si en ellos no hay voluntad sera acepto el sacrificio o su adoración hermana es lo que puedo decir de la biblia mi hermana pero que si hay que entender que lo hacemos como individuos cada uno como a si del pan y de la copa y beba pero hay un lugar donde la iglesia se agolpa viene para participar en su reino no es un asunto de tres y también no debemos poner la cena como un sacramento que practica la iglesia catolica que el cura va a la casa a dejar la ostia a hora otra cosa hermana que de los hermanos que llegan y no participan no hay la voluntad pregunto sera acepto esto ante Dios
Repuesta de la Hermana :    Creo que no hermano, por que tiene que haber voluntad primero, y como dice usted y mi esposo, Dios sabe y conoce el corazón de la hermana o hermano.
Gracias por su repuesta hermano

¿QUIÉN ATRAJO A LA GENTE, EL EVANGELIO DE CRISTO O EL EVANGELIO SOCIAL?

 

Muchos buenos y bien intencionados hermanos se gozan cuando ven a las personas hacerse miembro de la congregación, al haberse ellos beneficiado de la comida, las fiestas a las que los invitaron en la iglesia, tales como día de las madres, fiestas patrias, halloween, navidad, bodas, cumpleaños, piñatas, juegos de pelota, banquetes matrimoniales, campañas juveniles, noche de talentos, coros, y no pare usted…

¿Qué está atrayendo las personas a la iglesia? ¿El evangelio de Cristo, o el evangelio social? Lo interesante, es que el evangelio de Cristo no es “popular” (Mateo 7:13, 14), pues demanda un cambio de vida por el arrepentimiento. Jesús dijo, “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén” (Lucas 24:46). No dijo que celebrásemos comidas, juegos y reuniones especiales para un sector de la hermandad, regalo de medicamentos, ropa o comida, o eventos musicales para que las personas vinieran a él.

Que las personas vengan al Señor por el evangelio de Cristo (Hechos 2:38- 41), y dejemos de lado el “evangelio social”

La posesión demoniaca. No es algo que este en vigencia en nuestro tiempo

La posesión demoniaca. No es algo que este en vigencia en nuestro tiempo sé que en los tiempos de Jesús tuvo sus propósito pero ha hora no

La palabra traducida “creen” in Santiago 2:19) significa “tener fe”.  Es la palabra griega “pisteuo” que es la forma verbal del sustantivo “pistis” (fe).

El problema señalado en este contexto es que fe que tienen los demonios es inútil (Santiago 2:20) y es, además, una fe muerta (Santiago 2:26).  Sí, el texto enseña que los demonios tienen fe pero de nada les sirve.

: Debemos tomar ejemplo de los demonios los demonios tienen fe?

Santiago 2:19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.

La palabra traducida “creen” en Santiago 2:19) significa “tener fe”.  Es la palabra griega “pisteuo” que es la forma verbal del sustantivo “pistis” (fe).

El problema señalado en este contexto es que fe que tienen los demonios es inútil (Santiago 2:20) y es, además, una fe muerta (Santiago 2:26).  Sí, el texto enseña que los demonios tienen fe pero de nada les sirve.

Repuesta: La fe es la confianza a su palabra y la obediencia a su palabra a si que por esto no podemos decir que ellos tienen fe; porque ellos no obedecen. Por ejemplo mire Hebreo 3:18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? 19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. Esto es falta de fe………..

(LBLA) ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a los que fueron desobedientes? (BLA*) y vemos que se les prohibió la entrada a causa de su falta de fe.

La pregunta seria los demonios tienen fe si desobedecen Dios la re puesta es NO muchos tienen la fe demoníaca una fe inactiva.

La Biblia da varios ejemplos de personas que fueron poseídas o influenciadas por demonios. De estos relatos, podemos conocer algunos síntomas de influencia demoníaca, así como adquirir conocimiento de cómo un demonio posee a alguien. Estos son algunos pasajes bíblicos: Mateo 9:32-33; 12:22; 17:18; Marcos 5:1-20; 7:26-30; Lucas 4:33-36; Lucas 22:3; Hechos 16:16-18. En algunos de estos pasajes, la posesión demoníaca causaba problemas físicos, tales como inhabilidad para hablar, síntomas de epilepsia, ceguera, etc. En otros casos causaba que el individuo actuara con maldad; Judas sería el mejor ejemplo. En Hechos 16:16-18, un espíritu aparentemente daba a la joven esclava la habilidad de saber cosas más allá de su propio entendimiento. En el caso del endemoniado gadareno que estaba poseído por una multitud de demonios, tenía una fuerza sobrehumana, andaba desnudo y vivía entre los sepulcros. Dios permitió que el rey Saúl, después de haberse rebelado contra Él, fuera atormentado por un espíritu maligno (1 Samuel 16:14-15: 18:10-11; 19:9-10) con el efecto aparente de un estado de ánimo depresivo y un creciente deseo y disposición de matar a David.

La Escritura repetidamente relaciona la adoración de ídolos con la adoración a los mismos demonios (Levíticos 17:7; Deuteronomio 32:17; Salmo 106:37; 1 Corintios 10:20), así que no sería sorprendente que el involucrarse con esas religiones y prácticas asociadas con esos cultos pueda conducir a la posesión demoníaca.

No se lee de posesiones demoníacas en la Biblia, sino solamente en el Nuevo Testamento y específicamente durante el tiempo que Jesús y Sus apóstoles estuvieron en la tierra. Los judíos estaban al tanto del fenómeno pero no conocían el remedio para contrarrestarlo. Es por ello que se asombraron ante el poder y la autoridad de Jesucristo.

En relación al Rey Saúl, él nunca fue poseído, solo fue atormentado de vez en cuando por un espíritu malo. Ver 1Samuel 16:14-15

“El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová. Y los criados de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta”

Pero ¿Por qué ver una posesión demoníaca en todo? Personalmente creo que la posesión demoníaca fue un fenómeno al cual Dios permitió en el tiempo de Jesús

Esta es la razón más fuerte que podemos concluir de la inmensa actividad demoníaca en tiempos de Jesús y el propósito que tuvo. En el primer siglo, durante el tiempo en que Jesús estuvo en la tierra y en que sus discípulos predicaron el evangelio, Dios permitió a ciertos espíritus malignos penetrar en el cuerpo de muchos con el fin de establecer más allá de toda duda, la completa y suprema autoridad del Hijo de Dios.

La historia atestigua que la posesión demoníaca no continuó más allá de la era apostólica.

El Nuevo Testamento relata numerosas instancias en las cuales demonios fueron expulsados de la gente. Estas expulsiones fueron llevadas a cabo por Jesucristo, los apóstoles y otros cristianos relacionados estrechamente con ellos.

Por lo expuesto anteriormente puedo concluir que la posesión demoníaca no es común en nuestro tiempo y todo lo que a veces se señala es producto del desconocimiento de la verdad de las Escrituras

Por Hoswaldo Moreno Parrales

http://www.desead.worpres.com

“El evangelio social”

“El evangelio social”

La biblia nos habla de un solo único evangelio Gálatas 1:6-8 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8 Más si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

La palabra anatema significa maldito separado de Cristo Romanos 9: Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne;

Podemos separarnos de Cristo cuando predicamos otro evangelio hermano cuando Pablo llego a Corintio se propuso no saber cosa alguna si no a Jesucristo y a este crucificado. I Corintio 2: 1 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 

Algo que debemos notar que el señor como sus apóstoles estaban interesados en  predicar la palabra de Dios y llevar este plan para salvar a los perdidos del pecado Marcos 2: 1 Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. 2 E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. 3 Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. 4 Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. 5 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados
Algo que podemos mirar en el ser humano es que este esta interesado en buscar  al señor por algún interés físico  y como cristianos predicadores debemos tener mucho cuidado de que la gente preste atención  en las cosas materiales de esta vida que el hombre busca salud física comida bebida  debemos tener temor  1 Corintio 2: 3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

La  fe de las personas y  hermanos de la iglesia  no debe estar siendo motivada por los predicadores por cosas  básicas de la vida  si no el poder de Dios el evangelio de Cristo según Romanos 1:16. El poder de Dios es suficiente hermanos para llevarlo nada mas
 Lo que se llama el “evangelio social” incluye toda clase de actividades sociales (comidas y fiestas, deportes, promover la salud incluye asilos, clínicas etc.)

Hoy hermanos en la fe están justificando que los individuos como cristianos pueden hacer estas cosas promover la salud, asilos, clínicas  etc. solo porque no son el dinero de las iglesias queremos un texto lo que tiene tal práctica sino lo hay porque lo practican

Esta es una practica ajena de las escrituras deseo texto capitulo versículo de la biblia .el silencio de las escrituras no autorizan  al cristiano hacer cosas que pueden ser licitas pero no conviene  1 corintios 6:12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

aun que algo sea licito o permitido no debe uno hacer esto por que no conviene  y aun que las cosas sean licitas como promover la salud ,clínicas  no debemos dejar dominar de ninguna . no por que hermanos tenga sus dinero ellos no pueden hacer lo que los hermanos le parezcan no se puede involucrar a la iglesia en paseos  y eventos sociales como en nuestros días .

ha hora yo puedo prestar mis servicios como enfermero pero no despues de un servicio de la iglesia y envulucrar a la iglesia en esto conozco hermanos medicos y ellos no invulucran su carrera con la iglesia la gente no sabe hacer distincion  de estas cosas

¿ Hermanos podemos justificar la comunión con los hermanos liberales por el hecho que ellos predican más que los hermanos fieles del señor ?

Por :Hoswaldo Moreno Parrales .