ACEPTA DIOS UNA ADORACIÓN EN LA CUAL NO HAY EDIFICACIÓN Juan 4:23-24

 

Introd:

La verdadera adoración no depende  de solo reunirnos los domingos  o los días viernes

Muchos hermanos pensamos que nuestra vida no debemos  de agradar a Dios  hermanos debemos  entender que estas reuniones nos preparan para adorar en nuestras vidas  a Dios .Romanos 12:1,2. Por eso, hermanos míos, ya que Dios es tan bueno con ustedes, les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. Así es como se le debe adorar. Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto. BLS

 

        La  biblia nos habla de estimularnos a las buenas obras Hebreo Heb 10:22  Por eso, mantengamos una amistad sincera con Dios, teniendo la plena seguridad de que podemos confiar en él. Porque Cristo nos dejó limpios de pecado, como si nos hubiera lavado con agua pura, y ya estamos libres de culpa.

Heb 10:23  Sigamos confiando en que Dios nos salvará. No lo dudemos ni un instante, porque él cumplirá lo que prometió. Heb 10:24  Tratemos de ayudarnos unos a otros, y de amarnos y hacer lo bueno.  Heb 10:25  No dejemos de reunirnos, como hacen algunos. Al contrario, animémonos cada vez más a seguir confiando en Dios, y más aún cuando ya vemos que se acerca el día en que el Señor juzgará a todo el mundo. Heb 10:26  Si seguimos pecando después de haber conocido la verdadera enseñanza de Dios, no nos congregamos solo para venir a reunión  y nada mas no nos reunimos solo para que vivamos una vida como la del mundo cuando no somos verdaderos adoradores. Nos reunimos para La biblia habla 1 Corintio 14:26  ¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación. 1Co 14:26  Hermanos míos, cuando se reúnan, todo lo que hagan debe ayudar a los demás. Unos pueden cantar, otros pueden enseñar o comunicar lo que Dios les haya mostrado, otros pueden hablar en idiomas desconocidos, o traducir lo que se dice en esos idiomas.

No es una reunión aceptada hermanos si usted y este servidor no nos  reunimos  con el propósito correcto se  hace para edificación este es el propósito principal.

Pero cuando en una iglesia no hay edificación este culto no sirve amados hermanos. y no podemos pensar que esto agrada a Dios

Una reunión que no sirve para edificación no es bíblica ni será aceptada a  Dios la edificación depende del entendimiento 1ra corintio 14: 4 El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia. 5 Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación.

La  adoración es vital para la vida del individuo y  para la totalidad de la iglesia. Los servicios en nuestras  iglesias debieran ser  conducidos en una forma ordenada  de modo que podamos  adorar, ser enseñados y estar preparados  para servir a Dios.  Aquellos que tienen la responsabilidad  de planificar la adoración debieran asegurarse del orden y la dirección en vez de caos y confusión.

 

La adoración, Jesús le enseñó, no es una cuestión De lugar. Tanto Jerusalén como el monte Gerizim Pronto serían irrelevantes. La verdadera adoración Es en espíritu (en contraste con las regulaciones Específicas de naturaleza material, de la adoración Bajo el antiguo pacto) y en verdad (en contraste con La sombra del antiguo pacto).6 Sobre esta cuestión, Es probable que la mujer samaritana tuviera las

Mismas nociones erradas de los doce apóstoles. Para ella, Jesús estaba separando la adoración de un lugar específico y señalándole el camino a la verdadera adoración. Dada la naturaleza espiritual de Dios, la verdadera  adoración es cuestión que Concierne al espíritu.

Juan 4:20-24 La mujer puso en discusión un tópico teológico popular: el mejor lugar para adorar. Pero su pregunta era una cortina de humo para proteger su profunda necesidad. Jesús condujo la conversación hacia un punto más importante: la ubicación del adorador no es ni remotamente más importante que la actitud del adorador.

 

Juan 4.21-24 “Dios es Espíritu” significa que el espacio físico no lo limita. Está presente en todo lugar y puede adorarse en cualquier lugar, a cualquier hora. No es dónde adoramos lo que cuenta, sino cómo adoramos. ¿Es nuestra adoración en espíritu y en verdad? ¿Tiene la ayuda del Espíritu Santo? ¿Cómo nos ayuda el Espíritu Santo en la adoración? El Espíritu Santo intercede por nosotros (Rom_8:26), nos enseña las palabras de Cristo (Joh_14:26) y nos ayuda a sentirnos amados (Rom_5:5).


El instrumento más importante para Dios en la adoración es el corazón del hombre que le adora. “Porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová MIRA EL CORAZÓN” (I Samuel 16:7). Adorar en espíritu requiere una concentración completa de sus pensamientos y sus emociones en el momento de alabar a Dios. De otra manera los actos de adoración pierden su valor para Dios. Si NO sentimos en el corazón de veras lo que cantamos, oramos y hacemos, no estamos adorando en espíritu. Nuestras acciones no son más que ritos sin significado y sin verdadera importancia. Somos sencillamente HIPÓCRITAS.

 

El espíritu del hombre es su persona INTERIOR, su mente, su corazón. Incluye lo que piensa y lo que siente en lo más profundo de su ser. Adorar a Dios en espíritu es adorar a Dios

DE corazón y CON el corazón. De los cantos que se ofrecen a Dios, el apóstol Pablo escribió: “hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al

Señor EN VUESTROS CORAZONES” (Efesios 5:19). Dios NO se interesa sencillamente en que DIGAMOS que le amamos. Él quiere que este amor sea una realidad en nuestros corazones. Muchas personas cantan alabanzas a Dios sin ningún entusiasmo ni emoción. Parece que pueden mover los labios para cantar la grandeza de Dios sin ser movidas en el corazón por esta grandeza

Divina. Vanas repeticiones no agradan a Dios. Él quiere que sintamos y que entendamos lo que estamos haciendo cuando le alabamos.

 

Conclusión:

 

¿Cuántos de los que estamos a aquí lo estamos haciendo de corazón de buena voluntad?

¿Cuántos de los que estamos a aquí lo estamos haciendo con todo entendimiento?

¿Cuántos de los que estamos a aquí estamos usando el entendimiento?

 

Anuncios