GOZOSOS EN LA ESPERANZA

GOZOSOS EN LA ESPERANZA

ROMANOS 12:12

 

INTRODUCCIÓN.

  1. Esperanza – la convicción que obtendremos lo que deseamos.
  2. Esta esperanza (convicción o confianza con respecto a nuestra salvación) está bien relacionada con las palabras que la preceden (Romanos 12:11); es decir, seremos gozosos en la esperanza si somos diligentes y fervientes en espíritu en los asuntos del Señor.
  3. No es solamente “deseo”, porque deseamos muchas cosas por las cuales no hay expectación de suceder. La esperanza que nos da gozo es la esperanza de confianza de recibir lo que deseamos.
  4. Por ejemplo, Pablo dice en Rom. 10:1, “Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación”. Pablo deseaba la salvación de Israel, pero no usó la palabra esperanza, porque en cuanto a salvación de la mayoría de los israelitas (judíos) no había esperanza.
  5. Al tomar en cuenta lo que Jesús dice en Mat. 7:13, 14, ¿sería correcto decir “espero que todos se salven?” Desear es una cosa, pero esperaren el sentido de expectación es otra cosa.
  6. La esperanza es el ancla del alma. Hebreos 6:19. Nos hace firmes en medio de las tempestades de la vida. Nos da la motivación para perseverar.
  7. La esperanza es el yelmo de la armadura del soldado cristiano (1 Tes. 5:8); es decir, como el soldado peleaba con la esperanza de ganar la batalla, así también el cristiano pelea la buena batalla con la plena confianza de ganar la victoria, la vida eterna.
  8. Con razón nos regocijamos en la esperanza, es el verdadero gozo del alma.

 

PABLO HABLA DE LA “ESPERANZA” A TRAVÉS DE ESTA EPÍSTOLA.

 

Romanos 5:1-5, “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;…” Paz para con Dios en lugar de condenación (8:1), y la paz con Dios produce paz (descanso, contentamiento) en el corazón.

5:1, por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios (salvación, resurrección, vida eterna, 2:7; 8:18, 30; 1 Cor. 15:43; 2 Cor. 4:17; Col. 1:27; 3:4; 2 Tim. 2.10; 1 Ped. 1:3-5)…”

Es necesario entender bien el tema: Efesios 1:18, “alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”.

     — Esperanza falsa. Hay muchos cuya esperanza les dejará decepcionados. Prov. 10:28; 11:7; Hech. 16:19; Mateo 7:21-23; 15:8, 9.

  1. Esperan el bautismo con el Espíritu Santo. Hech. 1:4, 5, Jesús no hablaba a todos sus discípulos, sino a los apóstoles.
  2. Esperan la sanidad física. Muchos citan 1 Ped. 2:24 (“por cuya herida fuisteis sanados”) y enseñan que Cristo murió en la cruz para sanar toda enfermedad de sus discípulos. Usan mal este texto. Pedro cita Isa. 53 que tiene que ver con la salvación del alma.

La palabra sanados traduce IOMAI que se usa de sanar espiritualmente en Mat. 13:15; Heb. 12:13.

  1. Esperan un “rapto secreto”. 1 Tes. 4:17, “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatadosjuntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,

y así estaremos siempre con el Señor”. Muchos esperan un rapto secreto para estar en el aire con el Señor durante la “Gran Tribulación” (que en realidad se refiere a la destrucción de Jerusalén, Mat. 24:6, 7, 16-21), pero Pablo dice que cuando Cristo venga, los vivos seremos arrebatados y transformados para recibir al Señor en el aire y así estaremos siempre con el Señor.

  1. Esperan un reino terrenal de mil años. Apoc. 20:4 no dice nada de un reino terrenal. Este texto mal usado por muchos sectarios no dice nada de la segunda venida de Cristo, ni de la resurrección física, ni de un reino terrenal,, ni de un trono terrenal, ni de Jerusalén, ni de nosotros. Esta esperanza es falsa de principio a fin.
  2. Esperan un purgatorio para ser purificados con fuego para darles una segunda oportunidad, pero Hebreos 9:27 dice, “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”.
  3. Los mormones esperan el matrimonio celestial. Quieren que sus mujeres estén en cinta eternamente. Mat. 22:29, 30.
  4. Esperan un “nuevo mundo” como lo pintan los testigos del Atalaya, pero es esperanza falsa porque cuando Cristo venga la tierra será quemada (2 Ped. 3:10).

LA ESPERANZA VERDADERA DEL CRISTIANO:

  1. Segunda venida de Cristo, Hech 1:9-11; 1 Tes 1:10; 2 Tim 4:8  1 Tes. 1:10 – “Esperar de los cielos a su Hijo … quien nos libra de la ira …”
  2. Resurrección de todos, Jn. 5:28, 29; Hech . 23:6; 24:15; 26:6-8; 1 Tes 4:13-18; 1 Cor 15:50-58
  3. Los fieles transformados a la semejanza de Cristo, Fil 3:21; 1 Jn 3:2
  4. Hogar celestial, Jn 14:3; Apoc 21:4; Vida eterna, Tito 1:2; 2:13
  5. Evitar la ira de Dios, el castigo eterno, Mat 25:46; Apoc. 20:15.

MUCHOS HABLAN DE “ESPERANZA” PERO ¿EN QUE SE BASA SU ESPERANZA?

  1. ¿En ser “buena gente”? Hech. 10:2; 11:14.
  2. ¿En ser miembro de alguna denominación?Mat. 15:14
  3. ¿En profetizar, echar fuera demonios y hacer milagros? Mat. 7:21-23.
  4. Las promesas del Señor son, pues, para los que hacen su voluntad.
  5. Nacer otra vez, de agua y del Espíritu, Jn. 3:5. Significa obedecer al evangelio (oír, creer, amar a Dios con toda el alma, mente y fuerza, arrepentirse, confesar la fe en Cristo como Hijo de Dios (Dios el Hijo), ser sepultados en el bautismo para perdón), y ser añadido a la iglesia, Hech. 2:47.
  6. Esto requiere abnegación de sí, Mat. 16:24; Luc. 14:33
  7. Requiere verdadero cambio de vida, Efes. 4:22-32; 2 Ped. 1:5-8.
  8. Buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, Mat. 6:33. Asistir fielmente a los servicios de la iglesia, llegar no sólo puntualmente, sino también con tiempo para saludar el uno al otro, Rom. 16:16, participar con toda reverencia en los cantos, oraciones, estudio de la Palabra, cena del Señor y ofrenda.
  9. Hacer buenas obras, Tito 2:14; 3:1, 8,14; Mat. 25:34-46.
  10. Ser fiel hasta el fin, Apoc. 2:10.
  11.  1 Jn. 3:4, “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.”

5:3, Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;…” 8:35-39; 2 Cor. 1:4-10; 11:23-30; 12:7-10.

     — 5:5,  y la esperanza no avergüenza (decepciona) Sal. 22:5; porque el amor de Dios ha sido derramado (no dado a gotas sino derramado, dado profusamente) en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”.

 

Hay gente sin esperanza. Efes. 2:12; 1 Tes. 4:13.

 

8:24, 25,  Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? 25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos”. La esperanza nos salva en sentido secundario porque coloca la salvación ante los ojos del cristiano y le motiva a obtenerla.

12:12, “Gozosos en la esperanza …”

15:4, “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” … 15:13  el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

CONCLUSIÓN.

     1 Tesalonicenses 5:8, Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo”.

1 Pedro 3:15, “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”. Los del mundo no nos preguntarán acerca de nuestra esperanza si nuestra esperanza no es obvia en nuestra manera de vivir.

1 Corintios 9:10, “con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto”.

 Santiago 5:7, “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía”.

1 Corintios 13:13, “ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor”.

Hebreos 6:18, 19, Tenemos “un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo”.

por  wayne partain

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s