1 CORINTIOS 6:20 – GLORIFICAR A DIOS EN VUESTRO CUERPO

 

 I Corintios   6:20 “HABÉIS SIDO COMPRADOS POR PRECIO”, 1 Corintios 6:20.

   — Hechos 20:28, “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre”.

   — 1 Pedro 1:18, 19, “sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”.

   — “Vuestros miembros son miembros de Cristo” (1 Corintios 6:15). El cuerpo del cristiano pertenece a Cristo. El cristiano dice, “ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gálatas 2:20).

   — “O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros” (1 Corintios 6:19).

 

  1. POR LO TANTO, DEBEMOS CUIDAR EL CUERPO Y NUNCA MALTRATARLO.

   — No maltratarlo con adicciones (por ejemplo, fumar, tomar, usar drogas, exceso de comer).

   — Sobre todo, evitar la fornicación. “¿Quitaré pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera?” (1 Corintios 6:15).

   — “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca” (1 Corintios 6:18). Peca contra su propio cuerpo porque lo quita de la unión con Cristo para llegar a ser una sola carne con una ramera, y de esa manera prostituye el santuario del Espíritu Santo.

— El que cometa fornicación con una ramera llega ser exactamente como ella. Los dos son fornicarios e iguales.

 

III. GLORIFICAR A DIOS CON TODOS LOS MIEMBROS DE VUESTRO CUERPO.

 

EL CORAZÓN.

— “Denota (a) el asiento de la vida física … (b) el asiento de la naturaleza moral y de la vida espiritual … el asiento del dolor… del gozo … de los deseos … de los afectos … de las percepciones … de los pensamientos … del entendimiento … de los poderes de raciocinio … de la imaginación … de la conciencia … de las intenciones … de los propósitos … de la voluntad … de la fe …” (Dicc. Expositivo de W. E. Vine).

   — Marcos 12:30, “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento”.

Mateo 5:8, “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”.

   — Mateo 6:19-21, “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

   — Mateo 15:19, “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias”.

   — Juan 14:1, “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí”.

   — Hechos 5:3, “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?”

   — Romanos 10:10, “con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.

1 Juan 3:17, “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?”

Colosenses 3:23, “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”.

 

LOS OÍDOS.

   — Marcos 12:29, “El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es”.

   — Juan 18:37, “Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz”… Apoc. 2:7; 3:2.

   — Mateo 13:9, “El que tiene oídos para oír; oiga”.

   — Mateo 13:15, 16, “Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamentepero bienaventurados … vuestros oídos porque oyen”.

   — Marcos 4:24, “Mirad lo que oís”.

   — Gálatas 3:2, ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?”

   — Romanos 10:17, 18 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios … Pero digo: ¿No han oído? Antes bien, Por toda la tierra ha salido la voz de ellos, Y hasta los fines de la tierra sus palabras”. 

   — 2 Timoteo 4:3, 4, “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”.

    … Santiago 1:19, “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse”.

   — Santiago 1:22-25, “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”.

   — Romanos 2:13, “porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados”.

 

LA LENGUA

Mateo 10:32, “A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos”.

   — Hechos 8:37, “Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”.

   — Filipenses 2:9-11, “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

   — Romanos 10:9, 10, “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.

Confesamos a Cristo de muchas maneras. La lengua se usa para predicar, enseñar, exhortar, amonestar, alentar y consolar. Se usa también para cantar himnos y para orar a Dios, dándole gracias por tantos favores, pidiendo el perdón de pecados y  para hacer muchas súplicas.

Hebreos 13:15, “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre”.

Efesios 4:29, “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes”. Efesios 5:3, 4, “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos;  4  ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias”.

Colosenses 3:8, 9, “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.  9  No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre  con sus hechos”. Colosenses 4:6, “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno”.

Santiago 1:19, “todo hombre sea … tardo para hablar”

Santiago 3:1-12.

 

LOS  OJOS

   — Mateo 13:16, “Bienaventurados vuestros ojos, porque ven”.

   — 1 Juan 2:11, “Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos”.

Hechos 28:27, “Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyeron pesadamente, Y sus ojos han cerrado, para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane”.

1 Juan 2:16, “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”.

Apocalipsis 3:18, “Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas”.

 

LOS PIES

   — Romanos 10:15, “¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

Efesios 6:15, “calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz”

 

  1. CADA MIEMBRO TIENE SU FUNCIÓN.

   — Romanos 12:4-11

   — 1 Corintios 12:14-27

   — Cada miembro es importante. 1 Corintios 12:14-19

   — Ningún miembro debe ser menospreciado. 1 Corintios 12:21-24

   — No debe haber desavenencias entre los miembros sino que todos deben preocuparse los unos por los otros. 1 Corintios 12:25, 26.

 

CONCLUSIÓN

   Efesios 4:10-16, “El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”.

Por Wayne Partain

Anuncios