EL MATRIMONIO Y LA PRESENTE AFLICCIÓN

1 CORINTIOS 7:32-40 – 

Introducción.

   — 1 Corintios 7 fue escrito por Pablo para contestar preguntas acerca del matrimonio y el celibato.

— De lo que él escribe parece que él favorece el celibato, pero el versículo clave que se aplica a todo el capítulo es el versículo 26, “Creo, pues, que esto es bueno en vista de la presente aflicción”.

— Este capítulo nos recuerda de Mateo 24:19-22 donde Cristo da instrucciones a sus discípulos acerca de la destrucción de Jerusalén que ocurrió en el año 70 del primer siglo: “19 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;[a]21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”. Todo lo que Pablo dice en 1 Corintios 7 hubiera sido apropiado para aquellos días.

— Las explicaciones y exhortaciones de Pablo serían muy apropiadas cuando hay guerra o depresión económica en el país donde cristianos viven.

— Una ilustración muy apropiada ahora mismo (el año 2018) es la presente aflicción (tribulación) en Nicaragua. Los hermanos hablan de violencia de toda clase, muertos, heridos, la comida subiendo cada día más, el transporte más caro, la gasolina más cara y todo está subiendo cada día. Las personas perdiendo sus empleos. Hay represión, persecución, tortura, presos políticos. Muchos han huido a Costa Rica. Hasta sacerdotes han tenido que huir. Cada día hay más muertos y más desaparecidos. Más 300,000 mil nicaragüenses han perdido su trabajo, esto trae más pobreza. Y se ha desatado una delincuencia incontrolable, muchos ladrones andan en las calles en los mercados y en las casas. Seguramente lo que Pablo dice en 1 Corintios 7 tiene aplicación para los hermanos de ese país.

7:32. 32 Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja (ansiedad, preocupación), menos cargados con problemas y obligaciones. Pablo se refiere a las preocupaciones legítimas, normales de los que tienen familia.

 

   — El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; comparar los dos apóstoles, Pedro y Pablo. Obviamente Pablo podía dedicarse enteramente a la obra del Señor. Los deberes domésticos de Pedro requerían una porción de su tiempo. Efesios 5:24-33. Desde luego Pablo podía viajar más que Pedro.

    — 7:33. pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer. Y así debe ser. Efesios 5:25. No hay nada malo en esto; más bien, el Señor lo requiere, pero no se puede negar que el casado tiene dos juegos de cuidados y obligaciones.

— El casado tiene que preocuparse por proveer para su esposa e hijos las cosas necesarias, comida, ropa, techo, muebles, atención médica, educación secular de sus hijos, protección, diversión, etc. (Desde luego, hay maridos que quieren vivir como solteros, irresponsables en sus deberes para con sus esposas e hijos y procuran agradarse solamente a sí mismos, pero Pablo habla no habla de ellos sino de cristianos).

— Todas estas cosas son buenas y necesarias pero sí cuestan atención y tiempo y en tiempos difíciles y angustiosos las preocupaciones se aumentan más.

— En tal caso sus intereses están divididos (LBLA). Esto no se aplica al soltero porque no tiene familia que atender.

   — 7:34. Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella. La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu (Romanos 12:1, etc., dedicada enteramente al Señor y sin las preocupaciones de la casada); pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.

   — Aun éstas tienen que ver por su sustento, trabajando y comprando y consiguiendo lo necesario para la vida diaria, pero no tienen los deberes adicionales que el matrimonio trae. Por eso pueden atender con atención no dividida (con referencia a los deberes del matrimonio) a vivir una vida de santidad.

— Lo que se dice aquí respecto a la mujer no casada se dice del hombre no casado en el versículo 32.

— Pablo no está diciendo que todo hombre no casado y toda mujer no casada se entregan totalmente a agradar al Señor. Muchos no lo hacen. Está diciendo que pueden hacerlo. Tienen un solo juego de cuidados y los casados tienen dos.

— Esta enseñanza de Pablo es sencilla, clara e innegable. Sin embargo, es importante también enfatizar las ventajas del matrimonio en el servicio de Dios. Los ancianos, predicadores y otros hermanos deben ser acompañados por sus esposas cuando visitan a las mujeres que están solas en la casa. (Se puede mencionar que solamente los casados pueden ser ancianos y diáconos). También recordar las parejas como Aquila y Priscila (Hechos 18:2, 18, 26 y otros textos). El apóstol Pedro tuvo esposa (1 Corintios 9:5).

   — 7:35. Esto lo digo para vuestro provecho; no para tenderos lazo, sino para lo honesto y decente, y para que sin impedimento os acerquéis al Señor.

   — Pablo no impone el celibato y no enseña que el celibato es más santo que el matrimonio. Condena a los que prohíben el matrimonio (1 Timoteo 4:1-3), diciendo que tal prohibición es del diablo.

— Lo que enseña sobre el matrimonio en vista de la “aflicción presente” tuvo que ver con una vida ordenada capaz de servir a Dios sin distracciones.

   — 7:36. Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case.

   — En aquel tiempo el padre tenía control del matrimonio de su hija, dando o rehusando el permiso para casarse, pero había de respetar la voluntad de su hija en cuanto a lo “necesario” (versículos 2, 9).

— “Lo necesario” podría incluir varias cosas. Por ejemplo, en el caso de un padre pobre con mucha familia, es posible que sería ventajoso para todos si la hija se casara y estableciera su propio hogar.

   — 7:37. Pero el que está firme en su corazón, sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad, y ha resuelto en su corazón guardar a su hija virgen, bien hace.

   — El esclavo sería ejemplo de un padre que no fuera dueño de su propia voluntad.

— Resuelto en su corazón guardar a su hija virgen como Pablo enseña debido a la “aflicción presente”.

   — 7:38. De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor.

   — 7:39. La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive (1 Corintios 7:10; Romanos 7:2, 3);  pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor.

   — Algunos enseñan que Pablo requiere que la viuda se case solamente con cristiano, como si Pablo hubiera dicho “libre es para casarse con quien quiera con tal ‘quien quiera’ sea en el Señor”. Desde luego, y hemos estudiado los graves problemas del matrimonio mixto (versículos 12-16).

— Sin embargo, hay que usar bien la Palabra respetando la gramática. La expresión “en el Señor” es una frase preposicional modificando el verbo “casarse”; es decir, describe cómo se casa. “En el Señor” significa por la autoridad del Señor, conforme a su enseñanza. Compárense los siguientes textos:

   — Efesios 6:1 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo”. “En el Señor” = lo que el Señor autoriza, lo que el Señor enseña y manda. Este mandamiento no se limita a padres cristianos.

Colosenses 3:18, “Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor”, por la autoridad del Señor. Este mandamiento no se limita a maridos cristianos. Más bien, significa según la autoridad del Señor.

1 Corintios 11:11  Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón. Esto no se limita a los cristianos.

— También es necesario preguntar, si este texto requiere que la viuda se case solamente con cristiano, ¿por qué no enseña lo mismo para la doncella? 1 Corintios 7:36.

   — 2 Corintios 6:14 es citado por algunos para probar que cristianos pecan si se casan con incrédulos, pero el contexto es claro y obviamente se refiere a la participación de cristianos con prácticas de la idolatría. Si este texto prohibiera el casarse con incrédulos el versículo 17 requiere que se separen, que sería contradicción de 1 Corintios 7:12-13.

— Desde luego, no es nada recomendable que los cristianos se casen con incrédulos, pero no conviene usar mal las Escrituras (2 Timoteo 2:15).

   — 7:40. Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.

    — Para no sentirse tan afligida por la soledad hay viudas que vuelven a casarse pero el segundo marido no es siempre el mejor remedio, mayormente cuando hay hijos.

— Es diferente lo que Pablo dice sobre el tema en 1 Timoteo 5:14 porque cuando escribió este texto no había “la presente aflicción” (1 Corintios 7:26).

— Pablo no da su opinión como algunos suponen, sino que enseña siendo inspirado por el Espíritu de Dios. 1 Corintios 14:37, lo que escribe son los mandamientos de Cristo

por Wayne Partain

Anuncios