1 CORINTIOS 8:7-13 – CONCIENCIA MANCHADA

 1 CORINTIOS 8:7-13 – CONCIENCIA MANCHADA

 

  1. EL CASO DEL HERMANO CUYA CONCIENCIA SE MANCHABA SI COMÍA DE LO SACRIFICADO A LOS ÍDOLOS (Romanos 14; 1 Corintios 8 y 10).

— Dice Pablo que todos entendían que un ídolo no es nada y, por eso, la carne del animal que se sacrificaba a los ídolos no estaba contaminada y que podían comer sin pecar.

— Sin embargo, el ver. 7 dice, “Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina”.

1 Corintios 8:9-12, “mirad que esta libertad vuestra (la libertad de comer lo sacrificado a los ídolos) no venga a ser tropezadero para los débiles. 10 Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos? 11 Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió. 12 De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis”.

— Estos textos enseñan claramente que es pecado violar la conciencia.

 

  1. ¿QUÉ ES LA CONCIENCIA?

— “Aquel proceso de pensamiento que distingue lo que considera moralmente bueno o malo, alabando lo bueno, condenando lo malo, y así impulsando a hacer lo primero, y a evitar lo último” (Diccionario del Sr. W. E. Vine).

Romanos 2:14, 15, “Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos”. Este texto no enseña que es instintivo el conocimiento del bien y del mal. Si fuera así, no sería necesario enseñar a los hijos la diferencia entre el bien y el mal. Desde el principio Dios ha revelado su voluntad. Hebreos 1:1 enseña que  Dios, ha hablado “muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres”. A través de los siglos no solamente por medio de los hebreos sino también por medio de otros hombres piadosos como Melquisedec y Jetro Dios ha revelado su voluntad.

La conciencia nos aprueba o condena según nuestro concepto del bien y del mal. Es el “juez” de nuestra conducta. Si practicamos lo que creemos, la conciencia nos aprueba, y tenemos conciencia limpia pero si no practicamos lo que creemos, nos condena y nos deja con conciencia manchada o contaminada.

— Es como el dolor en el cuerpo que nos dice que algo necesita atención.

 

III.  EJEMPLOS DEL FUNCIONAMIENTO DE LA CONCIENCIA.

Génesis 42:21, los hermanos de José: “decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos; por eso ha venido sobre nosotros esta angustia”.

1 Samuel 24:4, 5, “Entonces los hombres de David le dijeron: He aquí el día de que te dijo Jehová: He aquí que entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere. Y se levantó David, y calladamente cortó la orilla del manto de Saúl. Después de esto se turbó el corazón de David, porque había cortado la orilla del manto de Saúl”. Su conciencia quedó manchada.

2 Samuel 24:10, “Después que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Jehová, te ruego que quites el pecado de tu siervo, porque yo he hecho muy neciamente”.

Juan 8:9, los judíos hablaron de apedrear a una mujer adúltera y Cristo les dijo, “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella ….Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno”.

— El apóstol Pedro. Mateo 26:75, “Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente”.

— El apóstol Judas. Mateo 27:3, 4, “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente” y cometió suicidio (Hechos 1:18).

 

  1. LA CONCIENCIA NO ES GUÍA INFALIBLE.

— Ejemplo de Saulo de Tarso, Hechos 23:1, “Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy”. Podía decir esto aunque había perseguido a los cristianos porque creía que era su deber hacerlo. No le convenía tener “buena conciencia” durante esa época de su vida.

Hechos 26:9-11, “Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret; 10 lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto. 11 Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras”.

— Como cristiano él entendía que la conciencia no es guía infalible. 1 Corintios 4:4, “Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor”.

Mateo 7:21-23, “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”. Sin duda estos religiosos siguieron su conciencia pero la conciencia de los que no hacen “la voluntad de mi Padre” puede estar bien equivocada No les convenía tener buena conciencia.

— Hay iglesias que profesan guardar el sábado y su conciencia les aprueba, pero este mandamiento fue dado al pueblo de Israel para recordar que Dios les había sacado de esclavitud en Egipto. Deuteronomio 5:15, “Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo”. Los que profesan “guardar” el sábado ahora no deben tener buena conciencia.

   — Romanos 10:1-3, “Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación. Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios”. Tenían celo pero no conforme a ciencia (conocimiento correcto de las Escrituras) y no les convenía tener limpia conciencia hasta que imitaran a Pablo obedeciendo el evangelio de Cristo.

La palabra de Dios es nuestra guía infalible, 2 Timoteo 3:16, 17, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

Por lo tanto, es indispensable que tengamos pleno conocimiento de la Palabra de Dios para que la conciencia funcione correctamente.

 

  1. ES NECESARIO CONOCER LA PALABRA DE DIOS PARA QUE LA CONCIENCIA FUNCIONE CORRECTAMENTE.

   — Si uno oye y entiende el evangelio, su conciencia le dirá que debería obedecerlo (2 Tesalonicenses 1:7-9) como los 3000 el día de Pentecostés (Hechos 2:37-41). Si no lo hace su conciencia le reprende.

   — Lo mismo en cuanto a los varios deberes de cristiano, como el asistir a los servicios de la iglesia, participar de la cena del Señor y ofrendar el primer día de la semana, y los demás actos de culto.

Jeremías 10:23 Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos”. Proverbios 14:12 Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte”. Estos textos demuestran la necesidad de aprender y seguir la Palabra de Dios porque el hombre no puede ordenar sus propios pasos.

— A veces se dice “Deje que su conciencia sea su guía” pero la conciencia no es guía infalible. Es simplemente el juez de lo que uno considera la verdad.

 

  1. LA NECESIDAD DE TENER BUENA CONCIENCIA.

   — 2 Corintios 1:12, “Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros”.

   — 1 Timoteo 1:5, “Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida”.

1 Timoteo 1:19, “manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos”.

1 Timoteo 3:9, “que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia”.

Romanos 13:5, “Por lo cual es necesario estarle sujetos (al gobierno), no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia”.

   —Romanos 14:23,  Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado”. Como observado en la primera parte del estudio el “comer” se refiere a comer lo sacrificado a los ídolos. El hermano que lo comió violando su conciencia pecaba.

 

VII. VARIAS DESCRIPCIONES DE LA CONCIENCIA MANCHADA.

   — Efesios 4:27-29, “Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; 19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza”.

1 Timoteo 4:2, “por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó …”

Hebreos 3:7, “Por lo cual, como dice el Espíritu Santo:     Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones …”

   — Jeremías 8:12, “¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado en lo más mínimo, ni supieron avergonzarse (ruborizarse, LBLA)”.

   — Tito 1:15, “hasta su mente y su conciencia están corrompidas”.

Estos textos describen la conciencia endurecida o cauterizada. Esta condición es el resultado de no hacer caso a la conciencia. Si uno sabe la verdad y no la practica la conciencia protesta una y otra vez, pero con el tiempo deja de protestar, deja de condenar, deja de advertir y cada vez más se endurece hasta que se pierda toda sensibilidad.

— La persona que se encuentra en esta condición es capaz de cometer graves errores.

 

Conclusión.

1 Juan 3:21, “Si el corazón no nos reprende, confianza tenemos”.

— Por eso Pablo dice (Hechos 24:16), “Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres”.

por Wayne Partain

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s