“CUANDO  SATANAS GANA VENTAJA EN LA IGLESIA LOCAL” (2Corintio.2: 5 – 11)

“CUANDO  SATANAS GANA VENTAJA EN LA IGLESIA LOCAL”

(2Corintio.2: 5 – 11)

Propósito: Motivar a la iglesia local a consolar al arrepentido.

INTRODUCCION:

  1. Esta carta esta siendo dirigida a la iglesia de Dios que esta en Corintio (1Cor.1: 2) ésta es una iglesia local Pablo dirige a la iglesia local y la describe (1Cor.1: 10) Entre Vosotros.
  2. Estos hermanos están siendo descrito como santificados en Cristo Jesús, están siendo llamados a ser santos.
  3. Satanás estaba ganando ventaja por muchas razones en la iglesia de Cristo que estaba en Corinto.
  4. Hoy en nuestros días, estamos observando en la iglesia local un problema en el que Satanás está ganando ventaja.

 

  • Observemos cuándo Satanás gana ventaja en la iglesia local.

 

  1. CUANDO NO HAY LA REPRENSIÓN HECHA POR TODOS EN LA IGLESIA LOCAL (2Cor.2: 5, 6)
    1. La Biblia nos enseña que debemos reprender a un hermano que este pecando (Mat.18: 15)
      1. “Repréndele” el verbo, elencho, significa “convencer, reconvenir, reprender” en (Mat.18: 15; Luc.3: 19; Jn.3: 20) el verdadero sentido aquí es “expuestas”… “puestas en evidencia” (WEV); es decir, primero es necesario “exponer” el asunto “muéstrale su falta”.
      2. Para que Satanás no gane ventaja en la iglesia local con aquellos hermanos que están en pecado, es pues necesario reprender a estos hermanos, necesitamos entender que no podemos tolerar el pecado en la iglesia local, no podemos soportar a los malos (2: 2) debemos estar dispuesto a castigar, a disciplinar toda desobediencia en la iglesia local (2Cor.10: 6)
    2. No debemos ser como los hermanos en Corintio que estaban envanecidos, no estaban dispuestos a disciplinar al hermano que estaba en pecado, y al estar tolerándole en pecado, Satanás estaba ganando ventaja en la iglesia local (1Cor.5: 1 – 13)
    3. En nuestros días, cuando un hermano esta en pecado, y tal pecado es de índole público, éste necesita ser reprendido públicamente por la iglesia local (1Cor.5: 4) “En el nombre de nuestro Señor Jesucristo” — Por la autoridad de Cristo, la iglesia se reuniría para la acción de excomunión — “Reunidos vosotros y mi espíritu” — El acto de excomunión no ha de ser de uno, sino de toda la congregación colectivamente. Para esto es necesario que la iglesia esté en asamblea (2Cor.2: 6)

 

  • No solamente cuando no estamos dispuesto a aplicar la disciplina congregacional como Dios espera, sino también, Satanás gana ventaja cuando…

 

 

 

  1. NO PERDONAMOS AL HERMANO OFENSOR EN LA IGLESIA LOCAL (2Cor.2: 7)
    1. Satanás gana ventaja en la iglesia local cuando no se perdona al ofensor.
    2. Algo en que debemos estar consiente, es que éste hermano está ofendiendo a Dios con su pecado, a la iglesia del Señor, y aún al apóstol (2Cor.2: 5), por lo tanto es un ofensor en la necesidad de admitir su pecado público.
      1. Pablo reconoce la realidad de la ofensa, y su efecto continuó en la iglesia.
      2. Por lo tanto, cuando un hermano comete una ofensa pública, su efecto no solo daña su propia vida, sino también la vida de otros en la iglesia local. Nótese el ejemplo de Acán en (Josué.7: 10- 26)
    3. Debemos perdonar al hermano que en verdad esta arrepentido de su pecado (Luc.17: 3)
    4. Cuando la reprensión es exitosa, el hermano se arrepiente de su pecado, cambia de voluntad, de mente, y está dispuesto a mostrar frutos de arrepentimiento entre los hermanos que le han perdonado (2Cor.2: 7)
      1. El interés de Pablo es que la persona arrepentida debe ser perdonada y restaurada al compañerismo de la iglesia local (2: 8,10)
      2. Pero el caso en nuestros días es el siguiente, muchos hermanos cambian de membresía de una congregación local a otra, para evitar confrontarse con el problema a la mano, en este caso, su pecado o su sinceridad de su arrepentimiento donde el es miembro.
      3. Éstos retiran su membresía después de su supuesto arrepentimiento a otra congregación que muy gustosamente les reciben.
      4. Estos hermanos problemáticos, según ellos se arrepienten y quitan su membresía para buscar en otros lo que la iglesia local que le disciplinó debe hacer, lo cual es “consolarle, y fortalecerle”.
    5. Este tipo de pensamiento es igual al pensamiento sectario que la iglesia no es importante.
    6. Ministros de la palabra de Dios se prestan a tales acciones, porque en realidad han dejado de creer, si no en un 100% en 70% lo que Dios ha revelado en cuanto al asunto de la disciplina congregacional.
      1. No ser miembro de ninguna iglesia, es decir, mantener lo que se conoce como “membresía libre”, sirve más bien para escapar de la disciplina de Dios, y según ellos están bien con Dios.

 

  • Pero Satanás no solo gana ventaja cuando no estamos dispuestos a perdonar al pecador arrepentido, sino también cuando…

 

  • EL HERMANO OFENSOR EN LA IGLESIA LOCAL NO PERMITE EL SER CONSOLADO.
    1. En nuestros días, existen hermanos que tienen el pensamiento que un miembro de otra congregación puede tomar el papel que le corresponde a los miembros de la iglesia local, para restaura al hermano arrepentido.
    2. “…que confirméis el amor para con él” — Haciéndolo efectivo por el acto de la iglesia local, y mostrándolo en hechos de vuestro amor, restaurándolo a vuestro compañerismo, o comunión, y orando por su restablecimiento de la enfermedad infringida a él como castigo(2Cor.2: 8)
    3. Al escribir la primera epístola a los corintios, Pablo había puesto a prueba a los santos.
      1. Aquí tenían una oportunidad para que ellos demostraran si eran obedientes a la palabra del Señor, tal como el apóstol Pablo se las había ministrado.
      2. Él había sugerido, por inspiración, en aquel tiempo, que debían poner al pecador fuera de la comunión de la iglesia. Esto era exactamente lo que ellos habían hecho, demostrando así ser verdaderamente obedientes.
      3. Ahora el apóstol quería que diesen otro paso más, es decir, que recibieses de nuevo al pecador arrepentido para consolarle y fortalecerle.
    4. La actitud del hermano arrepentido ha de ser la misma actitud del hijo prodigo (Luc.15: 11 – 24), el arrepentido no está en condiciones de solicitudes.
      1. En (Luc.15: 17, 18) observamos su arrepentimiento genuino “…y volviendo en sí, dijo…”
      2. En (Luc.15: 19 – 21) observamos su humillación, y su sometimiento a la voluntad del Padre Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo”
    5. El hijo prodigo era consciente de su pecado, por tal razón se humillo ante el Padre.
  • Muchos en realidad no están conscientes de sus pecados, y es la causa por la que muchos no se humillan ante la voluntad de Dios.
  • Son muchos los que se arrepiente y ponen condiciones a la iglesia local, “me arrepiento, pero traslado mi membresía, etc”
  • Debemos estar claros, que el hermano arrepentido está sujeto a la decisión de la iglesia, la cual a la misma vez está sujeta a la voluntad de Dios “…así que, al contrario, vosotros más bien debéis perdonarle y consolarle (¿quienes dice el apóstol que deben perdonarle y consolarle, la iglesia que le disciplinó ó otra congregación, ú en algún caso, el predicador de otra congregación? Libro, capitulo, y versículo?), para que no sea consumido de demasiada tristeza” (2Cor.2: 7), y no al revés, la iglesia sujeta a la voluntad del hermano arrepentido, “me arrepiento, pero me voy…”.
  1. El hijo prodigo no busco otro lugar de consuelo, sino la casa de su Padre “Me levantaré e iré a mi padre… Y levantándose, vino a su padre” (Luc.15: 18, 20)
  • Muchos buscan el consuelo en otras partes que no es la iglesia local donde han sido disciplinados.
  • ¿Busco el hombre de (1Cor.5) otra congregación donde ser consolado y fortalecido, después de su arrepentimiento? ¡No!, la razón es que él sabía que los corintios debían confirmar su amor para con él.
  • ¿Cómo podía la iglesia en corinto mostrar a Dios la prueba de su obediencia, si el arrepentido se hubiese traspalado a otra congregación al momento de ser perdonado?
    1. De manera que la disciplina es un acto congregacional, pero también la restauración misma del arrepentido (2Cor.2: 7 – 10)
      1. Pablo respeto la autonomía de la iglesia de Corinto, y dejo que los corintios terminaran la obra que el Señor les encomendó a ellos (1Cor.5: 3, 4) En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu…”
      2. De la misma manera Pablo instruyo a los corintios a confirmar su amor para con el pecador arrepentido, no era al apóstol que le correspondía hacerlo, sino a la iglesia (2Cor.2: 7, 8) “…vosotros más bien debéis perdonarle y consolarle… Por lo cual os ruego que confirméis el amor para con él”. Pablo usa el pronombre personal “vosotros” de la tercera persona en plural, refiriendo así a los miembros de la iglesia en corinto.

 

CONCLUSIÓN:

  1. Estando claros que la disciplina es un deber congregacional, y que Satanás puede ganar ventajas, cuando no estamos unidos y dispuestos a reprender al pecador en la iglesia.
  2. Debemos estar también dispuesto a perdonar al pecador arrepentido, para que Satanás no gane ventajas.
  3. Así mismo debemos estar dispuesto a dejarnos ser consolados por la iglesia local que nos discipline, para que sea ella y no otros que terminen el trabajo que el Señor ha encargado tan solamente a la iglesia local.
  4. Amados hermanos, no permitamos que Satanás gane ventajas sobre la iglesia del Señor. Respetemos el trabajo de cada iglesia local.

 

 

Por Hoswaldo Moreno Parrales

Evangelista

 

 

    

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s