1 CORINTIOS 9:25 – “EL QUE LUCHA

1 CORINTIOS 9:25 – “EL QUE LUCHA

EJERCITA EL DOMINIO PROPIO”

 

  1. 1 Corintios 9:19-23 enfatiza que Pablo es el perfecto ejemplo de la abnegación de sí.

— Siendo libre se hizo siervo de judíos, gentiles, débiles, etc. para salvarles.

Ahora en los últimos versículos del capítulo él enfatiza el dominio propio para ganar el premio (la vida eterna).

— El. V. 25 dice (Versión Valera 1960) “Todo aquel que lucha de todo se abstiene”. El verbo que usa es egkrateuetai (del verbo egkrateia) y es traducida como “ejercita dominio propio” (Lacueva Interlineal). Este verbo incluye no solamente el abstenerse de ciertas cosas sino que también incluye el lado positivo del entrenamiento riguroso durante unos diez meses antes de los juegos y el esfuerzo máximo para ganar el premio.

— Esto significa para nosotros que no solamente nos abstenemos de muchas cosas sino que también se debe dedicar la vida (cuerpo, mente, todo) con todo esmero al servicio de Dios.

— El Diccionario Expositivo del Sr. W. E. Vine lo describe como “el poder controlador de la voluntad” y comenta que en Hechos 24:25 la palabra sigue a “justicia” que representa las demandas de Dios y en 2 Ped. 1:6 sigue a “conocimiento” sugiriendo que lo que se aprende tiene que ser puesto en práctica.

 

  1. TEXTOS QUE ENSEÑAN EL DOMINIO PROPIO

   — 2 Pedro 1:6, “vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad…”

   — Hech. 24:25, “Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré.

   — Tito 1:7, 8, “Es necesario que el obispo sea … dueño de sí mismo”.

   — Dominio propio es, en realidad, sujetarse al dominio de Dios.

— Comúnmente la expresión “dominio propio” se usa solamente en sentido negativo de abstenerse del pecado, pero también incluye el controlar la vida en sentido positivo, obedeciendo a Dios, llevando el fruto de justicia sirviendo al Señor y haciendo buenas obras.

— El primer paso del “dominio propio” se encuentra en Mateo 16:24Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo”, pero entonces sigue más instrucción, “y tome su cruz, y sígame”.

   — Al hacer esto uno obedece al evangelio: Oír el evangelio, creer en Dios, creer en Cristo, arrepentirse de sus pecados y ser bautizado (sumergido) en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19) para el perdón de sus pecados (Hechos 2:38). De esta manera nace otra vez (Juan 3:5). Se despoja de la vida pasada y anda en vida nueva (Romanos 6:3, 4; Efesios 4:22-32).

 

III. AL PRACTICAR EL DOMINO PECADO SE EVITA EL PECADO.

   — Concepto común: es “humano” pecar y que el hombre tiene que pecar por haber nacido con la supuesta “naturaleza pecaminosa”. Esta es mentira del diablo, enseñada por Agustín-Lutero-Calvino, como excusa para pecar y no ser responsable ante Dios por su pecado.

   — Pero 1 Juan 2:1 dice, “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis”. Salmo 119:11 dice, “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”. Dios no dice que el hombre tiene que pecar; más bien, le dice, “no pequéis”.

   — El cristiano no debe ser SIERVO de su cuerpo, sino AMO y maestro de su cuerpo y dominarlo para ocuparlo en el servicio de Cristo. Romanos 6:12, 13, “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad…”. Gálatas 5:24, “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”. 1 Corintios 6:19,20, “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.

— Esto significa que en realidad el cuerpo del cristiano pertenece al Señor. Somos mayordomos de lo que pertenece a Dios.

 

  1. EJEMPLOS  PRÁCTICOS DEL DOMINIO PROPIO

   — EL HAMBRE (apetito) es el deseo normal del cuerpo para que sea sostenido con alimento, pero el cristiano controla su apetito. El comer con exceso es la causa de muy serios problemas físicos (alta presión, diabetes, etc.). El cristiano debe recordar siempre que su cuerpo pertenece a Cristo (1 Corintios 6:19, 20). 1 Corintios 15:32, “Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos”. Para incrédulos el bien máximo es comer y beber (satisfacer el vientre).Filipenses 3:19, “el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre”. Tito 1:12, “Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos”. Deut. 21:20, “y dirán a los ancianos de la ciudad: Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho.  Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá…” El comer con exceso es abuso del cuerpo que pertenece al Espíritu Santo. Los que comen con exceso no deben criticar a los borrachos y drogadictos.

   — EL SUEÑO es deseo normal del cuerpo pero en esto también debe haber dominio propio. Proverbios 6:9-11, “Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10 Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo; 11 Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado”. 20:13, “No ames el sueño, para que no te empobrezcas; Abre tus ojos, y te saciarás de pan”. 23:21, “Porque el bebedor y el comilón empobrecerán, Y el sueño hará vestir vestidos rotos”.

   — El dominio propio requiere control sobre la PEREZA.

Proverbios 12:27, “El indolente ni aun asará lo que ha cazado; pero la posesión más preciosa del hombre es la diligencia”. 13:4, “El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada”. 19:24, “El perezoso mete su mano en el plato, Y ni aun a su boca la llevará”. 26:14, “Como la puerta gira sobre sus quicios, Así el perezoso se vuelve en su cama”. Romanos 12:11, “No seáis perezosos en lo que requiere diligencia: fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”.

   — Dominio propio sobre el DESEO SEXUAL1 Corintios 7:1-5, “En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia”. El deseo sexual se satisface en el matrimonio. 7:9, “pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando”. (El término traducido “don de continencia” o “tener continencia” (Lacueva) es el mismo que se usa en 1 Cor. 9:25, “ejercita dominio propio”).

   —1 Cor. 6:18, “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”. Hebreos 13:4, “ Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”.

   — Dominio propio sobre la MENTE, Mateo 22:37-39, “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Mateo 5:28, “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. Y, desde luego, el dominio propio requiere que no haya envidia, enojo, malicia, etc. en el corazón (Gálatas 5:19-21).

   — Dominio propio sobre las EMOCIONES, 1 Corintios 7:29-32, no dar rienda suelta a ellas: “Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen; 30 y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen; 31 y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa. 32 Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja”.

   — Dominio sobre el CARÁCTER. Efesios 4:22-32, “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”. Con algunos la actitud parece ser que “No puedo cambiar, así soy yo, así somos en mi familia”. A los tales la palabra que corresponde es “arrepiéntase pues” para no perecer para siempre.

   — Dominio propio sobre el deseo de ENRIQUECERSE, Lucas 12:15, “Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. Colosenses 3:5, “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría”. 1 Tim 6:9,10, “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”.

   — Dominio propio sobre la LENGUA. Mateo 12:34-37,  “¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. 35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. 36 Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. 37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Efesios 4:29, “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes”. La lengua debe ser usada para enseñar la palabra, para reprender el pecado y para exhortar y animar.

   — Dominio propio sobre el AFÁN Y LA ANSIEDAD. Filipenses 4:6-7, “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”. Mateo 6:25, “No os afanéis por vuestra vida…”

 

  1. V. ES INDISPENSABLE QUE SE ENFATICE EL LADO POSITIVO DEL DOMINIO PROPIO.

Repito: El dominio propio no se refiere solamente al abstenerse del pecado. También se refiere al sumo cuidado y atención diligente para usar el cuerpo y la mente en el servicio de Dios.

— En lugar de usar la mente para pensamientos sensuales y carnales, debemos meditar en cosas buenasFilipenses 4:8, “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

   — 1 Corintios 6:13, “El cuerpo no es para fornicación sino para el Señor”; es decir, para adorar y servir al Señor según la palabra de Dios.

— Para evitar el “amor al dinero” los versículos 17-19 dan la solución: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”.

— En lugar de usar la lengua para mentiras, chismes y toda forma de “palabra corrompida”, debe ser usada para enseñar la palabra (Hechos 8:4, “iban por todas partes anunciando la palabra”), para cantar himnos (Santiago 5:13, “¿Está alguno alegre? Cante alabanzas”). 1 Tesalonicenses 5:14, “También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos”.

— En lugar de ser dominado por la pereza, Romanos 12:11, “En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”. Romanos 6:13, “…, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia”.

— En lugar de dar rienda suelta a las emociones por causa de la tristeza personal, Romanos 12:15, “Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran”. Filipenses 4:4-7, “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

 

.Conclusión.

— En fin, el dominio propio significa SUJECIÓN AL SEÑORSantiago 4:7, 8, “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”.

   — Mateo 16:24, “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”.  

PARA CONCLUIR, EL DOMINIO PROPIO SIGNIFICA OBEDECER AL EVANGELIO Y SERVIR AL SEÑOR HASTA EL FIN (LA VENIDA DE CRISTO O LA MUERTE).

POR  Wayne Partain

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s