NO PEREZOSOS SINO FERVIENTES EN ESPÍRITU ROMANOS 12:11

NO PEREZOSOS SINO FERVIENTES EN ESPÍRITU
ROMANOS 12:11
I. DEFINICIÓN DE PALABRAS

A. DILIGENCIA. “En la diligencia…”, Spoude.
1. Eclesiastés 9:10, “Todo lo que tu mano halle para hacer, hazlo según tus
fuerzas; porque no hay actividad ni propósito ni sabiduría en el Seol adónde vas”.
2. Colosenses 3:23, 24, “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para
el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de
la herencia, porque a Cristo el Señor servís”. Siempre recordando que el Señor nos
observa en todo lo que hacemos. ¡Todo asunto del Señor requiere urgencia!
3. 2 Pedro 1:5-7, “5
vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo,
añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6
al conocimiento, dominio propio;
al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7
a la piedad, afecto fraternal; y al
afecto fraternal, amor”. 1:10, “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad firme
vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás”
(procurad=hacer diligencias o esfuerzos).
4. 2 Corintios 8:7, “7
Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en
ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en
esta gracia”. Solicitud=diligencia. Así se traduce spoude ” en Rom. 1:28; 2 Cor. 7:11,
12; 8:7, 16; Heb. 6:11; Judas 3.
5. ¿Por cuánto tiempo? 1 Corintios 15:58, “Así que, hermanos míos amados, estad
firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro
trabajo en el Señor no es en vano

B. PEREZOSOS. Oknëroi, vacilar, ser lento.
1, Mateo 25:26, al siervo que sepultó su talento el amo dijo, “Siervo malo y
perezoso”. El perezoso evitar la tarea difícil. Siempre la pospone, diciendo “mañana”.
2. Hebreos 6:12, “12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de
aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas”. 5:11 “Acerca de esto
tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos
(perezosos) para oír”.
3. 1 Tesalonicenses 4:11, “11 y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en
vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos
mandado”. 2 Tesalonicenses 3:10-12, “Porque también cuando estábamos con vosotros,
os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. 11 Porque oímos que
algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino
entremetiéndose en lo ajeno. 12 A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor
Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan”.
4. ¿“Cristiano perezoso”? Es contradicción de términos.
C. FERVIENTES. Zeontes, hirviendo, radiantes. Entusiasmo.
1. Hechos 18:25, “Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de
espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor …”
2. Mateo 24:12, “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se
enfriará”.
3. Apocalipsis 3:14-16, no tibios. “Y escribe al ángel (mensajero) de la iglesia en
Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de
Dios, dice esto: 15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o
caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.
4. Oración ferviente. Hechos 12:5, “Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel;
pero la iglesia hacía oración ferviente a Dios por él”. Colosenses 4:12, “2
Perseverad
(consagraos) en la oración, velando en ella con acción de gracias”.
5. Ferviente amor. 1 Pedro 4:8, “Y ante todo, tened entre vosotros ferviente
amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados”.
1 Pedro 1:22, “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad,
mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros
entrañablemente, de corazón puro”.
6. 2 Pedro 3:10, 12, “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el
cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán
deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 11 Puesto que todas
estas cosas han de ser deshechas, !!cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa
manera de vivir, 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual
los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se
fundirán”. El cristiano espera ansiosamente la venida de Cristo. Aman su venida (2
Timoteo 4:8). Apocalipsis 22:20, “Vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús”.
II. EL EJEMPLO DE JESÚS.
A. Lucas 2:49, “Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los
negocios de mi Padre me es necesario estar?” Así habló Jesús de la edad de doce años.
¡Qué buen ejemplo para jóvenes!
B. Lucas 4:42-44, “Cuando ya era de día, salió y se fue a un lugar desierto; y la
gente le buscaba, y llegando a donde estaba, le detenían para que no se fuera de ellos.
43 Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del
reino de Dios; porque para esto he sido enviado”.
C. Lucas 13:31, 32, “Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete
de aquí, porque Herodes te quiere matar.
32 Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago
curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra”.
D. Juan 4:35, “¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega?
He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para
la siega”.
E. Marcos 1:42, “42 Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y
quedó limpio”. Marcos 10:52; Lucas 8:44.
III. EL EJEMPLO DE LOS APÓSTOLES.
A. Mateo 4:22, “22 Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron”.
B. Hechos 5:42, “Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de
enseñar y predicar a Jesucristo”.
C. Gálatas 1:16, “ Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi
madre, y me llamó por su gracia, 16 revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase
entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre”.
IV. HOY ES EL DÍA PARA OÍR LA PALABRA DE DIOS.
A. Hebreos 3:7, 8, “Por lo cual, como dice el Espíritu Santo:
Si oyereis hoy su voz, 8 No endurezcáis vuestros corazones,
Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto”.
B. Santiago 1:19, Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para
oír, tardo para hablar, tardo para airarse”.
V. HOY ES EL DÍA PARA EXHORTAR.
A. Hebreos 3:13, “antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se
dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado”.
B. Hebreos 12:12, 13, “Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas
paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga
del camino, sino que sea sanado”.
C. 2 Timoteo 4:2, “que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de
tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina”.
VI. HOY ES EL DÍA PARA OBEDECER.
A. Lucas 19:4-6, Zaqueo “… corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle;
porque había de pasar por allí. 5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba,
le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo
en tu casa. 6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso”.
B. Hechos 2:37-41, “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a
los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y
bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados;
y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39 Porque para vosotros es la promesa, y para
vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios
llamare. 40 Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos
de esta perversa generación. 41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados;
y se añadieron aquel día como tres mil personas”.
C. Hechos 8:35-39, “Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta
escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta
agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo:
Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el
Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el
eunuco, y le bautizó. 39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a
Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino”.
D. Hechos 16:33, El carcelero de Filipos, “tomándolos en aquella misma hora de
la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos”.
E. Hechos 22:16, “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y
lava tus pecados, invocando su nombre”.
F. 2 Corintios 6:2, “Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de
salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de
salvación”.

Anuncios

¿EL DIOS DE LA CREACIÓN O EL DIOS LLAMADO “EVOLUCIÓN”?

 

     Génesis 1:1, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra …” 1:3, “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz” … 1:27, “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” … Salmo 19:1, “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos” … Salmo 24:1, 2, “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan. Porque Él la fundó sobre los mares, y la afirmó sobre los ríos”…Salmo 33:8, 9, “Tema a Jehová toda la tierra, teman delante de él todos los habitantes del mundo. Porque él dijo, y fue hecho; él mandó y existió” …

Mat. 19:4, “El que los hizo al principio, varón y hembra los hizo”.

Hechos 17:24, 25, 28, “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay … Él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas … Porque en Él vivimos y nos movemos y somos…”

Romanos 1:18-22, “18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; 19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se hicieron necios”.

Dice Efes. 6:4, “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”. Esta responsabilidad es grande. La tarea se hace más difícil a causa de la gran oposición a la verdad de parte de los maestros en la escuela que enseñan la falsa religión del dios llamado “evolución” que no salva a nadie (no lleva a nadie al cielo) sino que condena a sus seguidores al infierno de fuego para sufrir eternamente.

Esta maldad se les enseña desde los primeros años como cualquier historia o hecho verídico. Se presenta como “ciencia” y como “biología”.

Los maestros que la enseñan — y la ma­yoría de ellos en los Estados Unidos sí la en­señan — creen que solamente los más igno­rantes la rechazan; que uno tiene que enseñar así para ser uno de los intelectuales.

En las universidades — mayormente en las del estado — no se permite ninguna oposición significante a esta posición. Es imposible obtener posición de importancia en el depar­tamento de biología si no se acepta.

 

¿Qué es la evolución?

¿Qué significa la palabra? ¿De qué se trata? Según esta religión pagana la vida no comenzó con la creación de Jehová Dios. Los que rechazan el Dios Verdadero, el único Dios vivo, han creado su propio dios llamado evolución. Someten sus almas a este dios para que las destruyan eternamente.

Los evolucionistas dicen que el hombre no fue creado por Jehová Dios como dice Génesis 1 y 2. Dicen que el origen del hombre era una pequeña célula de protoplasma y que, transformándose de una cosa a otra por medio del proceso de la evolución, llegó por fin a ser hombre. El pro­cedimiento es más o menos de la manera si­guiente según los evolucionistas: la célula de protoplasma llega a ser esponja, y luego medusa y, poco a poco, llega a ser pez; en seguida se transforma en animal anfibio como la rana; el próximo paso en la evolución es el estado reptil; luego el reptil cría alas y es pá­jaro; algunas de estas criaturas pierden sus alas y llegan a ser mamíferos; siguen el proceso de evolución durante millones de años y llegan a ser profesores de la biología (la cumbre y corona del proceso evolutivo). Desde luego, nunca contestan la pregunta, “¿De dónde vino esa pequeña célula de protoplasma?

 

Evolución no es ciencia

Pablo habla (1 Tim. 6:20) de la “falsamente llamada ciencia”. Así es la evolución. Se acepta entre la mayoría como “ciencia”, pero no lo es en ningún sentido. No se ha comprobado y es imposible comprobarla. La evolución no se puede examinar en forma científica. No se puede sujetar a los procesos normales de inves­tigación científica y, por eso, siempre será sim­plemente una filosofía o creencia y no ciencia verdadera. Desde luego, nadie ha visto el pro­cedimiento fantástico e imaginario descrito por los evolucionistas. Se admite, desde luego, que no ha habido testigos del proceso evolucionario. Se afirma que el proceso ha sucedido a través de millones y billones de años. Hablan de millones de años como si fueran cientos de años. Creen que si exageran el tiempo, todo es posible y aun lógico.

Pero a pesar de lo ilógico y lo improbable de la evolución, muchos creen y dicen que so­lamente los ignorantes la niegan y que todos los intelectuales la aceptan como científica.

Hay muchos científicos que no creen en la evolución. Hace pocos años un grupo de cientí­ficos establecieron una sociedad llamada “Creation Research Society” para unirse en la lucha en contra de la evolución y para defender la verdad enseñada en la Biblia en Gén. 1. Esta sociedad se basa en los principios científicos. Entre ellos son el Dr. John W. Klotz, autor de “Genes, Genesis and Evolution”, libro de texto de biología; el Dr. Paul A. Zimmerman y el Dr. Henry M. Morris, coautor de un libro excelente llamado “The Genesis Flood”, un libro erudito que explica en forma clara y convincente el fenómeno de los fósiles (fragmentos de ani­males o plantas petrificados que se encuentran en diversos terrenos geológicos antiguos). Es­tos científicos verdaderos publican una revista llamada “Creation Research Quarterly”.

 

¿Por qué se enseña la evolución?

En vista de que la evolución no es nada científica y que es simplemente una creencia o filosofía, ¿por qué se originó y por qué se en­seña con avidez actualmente en las escuelas? ¿Por que hay tanto deseo de envenenar la mente de nuestros hijos?

Es fácil contestar estas preguntas. Se debe al orgullo humano en su rebelión contra Dios. El Sr. Arthur Keith, evolucionista inglés de renombre, dijo, “La evolución no se ha com­probado y no se puede comprobar. La creemos porque la única alternativa es la creación espe­cial, cosa no aceptable”. Otro evolucionista de renombre, el Sr. D. M. S. Watson, dice, “La evolución es aceptada por los zoólogos, no porque se haya observado que ocurra ni porque se pueda comprobar ser la verdad por medio de la evidencia lógicamente coherente, sino porque la única alternativa, la creación es­pecial, es claramente increíble” (las dos citas del libro “Did Man Just Happen?” por el Sr. W. A. Criswell, p. 71).

En esto vemos el prejuicio del evolu­cionista. Le es fácil aceptar la evolución, por absurda que sea, porque quiere evitar la idea de Dios y la idea del juicio final. Siempre los ateos (con todos sus hermanos y primos, los agnósticos, los modernistas, los escépticos, etc.) se oponen a cualquier verdad que les haga responsables delante de Dios por su conducta. Los que admiten la existencia de Dios están obligados a admitir también que Dios nos juz­gará, y si admiten que habrá juicio, tienen que admitir que toda maldad será castigada y, por lo tanto, que el hombre debe vivir conforme a la voluntad de Dios y no como él quisiera.

Pero el dios “evolución” no habla de un Juicio Final. No exige que el hombre sea juzgado por sus malos hechos. Más bien, convence a sus feligreses que son puros animales y pueden hacer lo que les guste y que nunca tendrán que dar cuenta de sus acciones malas.

La aceptación de la creación especial de Dios implica la aceptación de Dios y la volun­tad de Dios. Si debemos nuestra vida a Él, en­tonces daremos cuenta a Él y, por lo tanto, es necesario vivir de acuerdo con Su divina volun­tad. Los que no quieren vivir así buscan alguna salida y una de las salidas más populares es la religión pagana del dios llamado “evolución”.

 

La Biblia y la evolución

Es importante que el cristiano se dé cuenta del contraste entre la doctrina bíblica de la creación y la filosofía de la evolución. En seguida examinaremos algunas verdades que son rechazadas por el dios llamado “evolución”.

  1. Niega que la vida fue creada, Gén. 1
  2. Niega que la obra creadora cesó, Gén. 2:2; Heb. 3:4.
  3. Niega que Dios creó al hombre a su imagen, Gén. 1:27 (este texto enseña que el hombre es creación especial, creación espiritual, superior a los animales; “hagamos al hombre a nuestra ima­gen” indica que el hombre es criatura de in­teligencia, de voluntad, de conciencia de lo bueno y lo malo, y que tiene espíritu inmortal).
  4. Niega que Dios “formó al hombre del polvo de la tierra”, Gén. 2:7.
  5. Niega que “varón y hembra los creó”, Gén. 1:27. Los evolucionistas no pueden ex­plicar el asunto de los dos sexos.
  6. Niega lo fijo de los géneros de Gén. 1. Rehúsan hacer caso a la verdad innegable de que es imposible cruzar hombres con animales, pero siguen insistiendo en que los dos proce­den del mismo origen.
  7. Niega o no hace caso a que todos los hombres vienen de la misma sangre (Hech. 17:22), y que la sangre del hombre y la sangre del animal no se mezcla. La sangre de los blan­cos y negros, americanos y rusos, hombres y mujeres de todas las razas se mezcla, pero la sangre de cualquier animal no se puede mezclar con la del hombre. Este punto es muy significante. Hay varios tipos de sangre hu­mana, pero no tiene nada que ver con color ni raza. El hombre negro puede dar transfusión de sangre al hombre blanco, y el hispano puede dar sangre al anglosajón. Dice Hech. 17:22 que hay una sola sangre humana, pero la sangre animal es otra cosa bien distinta. El hombre no puede recibir transfusión de sangre del chango. La evolución es religión falsa y hueca, que no salva sino condena al infierno. “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres” (Col. 2:8).
  8. Niega o no hace caso a las cuatro clases de carne mencionadas por Pablo en 1 Cor. 15:39. Estas cuatro clases han existido desde la creación del mundo. No hay y nunca ha habido evolución de una clase a otra. Hay mutación o cambio dentro de las especies, pero no ha habido transmutación (evolución de una es­pecie a otra).
  9. Niega que Dios es el Gobernador del universo (Heb. 1:3; 2 Ped. 3:7; Hech. 17:28).
  10. Niega que Cristo es Dios. Según el evolucionista todo ser humano, sin excepción, es producto de la evolución. Blasfeman a Dios diciendo que todo ser humano vino de los ani­males.

El cristiano debe dar énfasis al hecho de que no hay ninguna armonía entre la Biblia y la evolución. Los que aceptan la Biblia rechazan la evolución, y los que aceptan la evolución rechazan la Biblia. Algunos que profesan creer en la Biblia quieren ser amigos de los evolu­cionistas, pero esto es imposible.

 

Evolución “teísta”

Los que quieren armonizar la evolución con la Biblia se llaman evolucionistas teístas. Su argumento principal es que los días de Gén 1 eran períodos largos (millones de años), pero el texto dice claramente, “Y fue la tarde y la mañana un día … el día segundo … el día ter­cero, etc.” (Gén. 1:5, 8,13). La palabra “día” sig­nifica día de 24 horas a menos que el contexto indique otra cosa, y Génesis 1 habla de “la tarde y la mañana un día”, claramente indi­cando un día de 24 horas.

El tercer día Dios creó la vegetación y el cuarto día creó las lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche (el sol, la luna, las estrellas). ¿Duraba la ve­getación miles de años sin sol? Según los evolu­cionistas teístas así fue. Entonces, según esto, la mitad de los millones de años era noche.

La Biblia dice “creación”, no “evolución”, y no hay ninguna armonía entre las dos cosas. Los que aceptan la evolución rechazan la Bi­blia y rechazan a Dios.

 

Consecuencias de la evolución

Las escuelas públicas no solamente en­señan la evolución, sino también enseñan la “educación sexual”. Si el hombre es meramente animal, es necesario estudiar y analizar en la forma más abierta y franca su sexualidad y su función reproductiva. Este tema se presenta en la forma más gráfica con la ayuda de dibujos y fotografías en clases mixtas, sin ningún sentido de vergüenza. La “educación sexual” no es para condenar la fornicación, sino para explicar el uso de contraceptivos y todo aspecto del aborto. Son cursos de estudio que promueven la inmoralidad. Se enseña que  la experi­mentación sexual (la fornicación) puede ser de beneficio sicológico y útil para los ajustes matrimoniales.

Lamentablemente se están olvidando to­dos los principios buenos sobre los cuales este país fue fundado. Por lo cual la decadencia es cada vez más avanzada, y los fundamentos buenos del país se están derrumbando. Una causa mayor de esta catástrofe es la nefanda filosofía llamada evolución.

Si el hombre se convence que es simple­mente un animal “desarrollado”, que es el pro­ducto del proceso de la evolución, y que está destinado a la extinción como animal, se por­tará como animal. El fruto de la evolución ya está madurando en los Estados Unidos y ese fruto es la inmoralidad desenfrenada. Existe el problema de la anarquía entre la juventud como nunca había existido antes. Muchos jóvenes no respetan la ley, no respetan la policía y no respetan ni a los maestros de la es­cuela que les han enseñado que son animales educados. Muchos estudiantes no solamente se pelean y se matan unos a otros, sino también atacan y golpean a los mismos maestros. “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gál. 6:7). Los padres y los maestros han enseñado a sus hijos que deben adorar el dios llamado evolución, y ahora están sufriendo la conse­cuencia.

 

¡Despiértense pues!

Padres, tenemos que ayudar a nuestros hijos a entender las siguientes cosas:

  1. Que se enseña en las escuelas públicas “la falsamente llamada ciencia” (1 Tim. 6:20). La evolución no es ciencia, porque la palabra “ciencia” significa lo que “se sabe”. Nadie “sabe” que el hombre es producto de la evolución. La ley de la gravedad es ciencia. Esta verdad se puede saber, se puede observar en la experi­mentación. Toda ciencia verdadera es sencil­lamente un reconocimiento de la obra de Dios en este universo. Pero la evolución no es cien­cia, sino mentira.
  2. Que hay muchos científicos que re­chazan rotundamente esta filosofía. Saben que no ha habido y que no habrá nunca la trans­mutación de las especies. Tal proceso no es posible.
  3. Que los que aceptan la evolución lo ha­cen porque quieren andar en el camino ancho en rebelión contra Dios. Desafortunadamente éstos ejercen el control sobre las escuelas de los Estados Unidos, un país que por tanto tiempo se llamaba nación “cristiana”.
  4. Que es imposible creer en la Biblia y también creer en la evolución. La evolución niega lo que Jesús dice en Mat. 19:4, “El que los hizo al principio, varón y hembra los hizo”.

por Wayne Partain

“SED AFECTUOSOS UNOS CON OTROS CON AMOR FRATERNAL” ROMANOS 12:10

“SED AFECTUOSOS UNOS CON OTROS CON AMOR FRATERNAL”

ROMANOS 12:10

  1. I.Definición de términos
  2.  filostorgoi, el amor de hermanos, tiernamente afectuosos unos con otros.
  3.  filadelfia, el amor fraternal. 1 Tesalonicenses 4:9; Hebreos 13:1; 1 Pedro 1:22; 3:8, “amando a uno como un hermano” (Léxico Thayer); 2 Pedro 1:7.
  4.  filema, “el beso con el cual, como señal de afecto fraternal, los cristianos acostumbraban saludar o despedir a sus compañeros en la fe” (Léxico Thayer). Romanos 16:16; 1 Corintios 16:20; 2 Corintios 13:12;  1 Tesalonicenses 5:26; 1 Pedro 5:14.
  5.  agapao, “el amor solo puede conocerse a base de las acciones que provoca … El amor busca el bien de todos (Ro 15:2), y no busca el mal de nadie (13.8-10); el amor busca la oportunidad de hacer el bien a “todos, y mayormente a los de la familia de la fe” (Gl 6:10). Véanse además 1 Co13 y Col 3.12-14” (Diccionario Vine).
  6.  fileo “se debe distinguir de agapao en que fileo denota más bien el afecto entrañable … La distinción entre los dos vebos aparece de una manera conspicua en la narración de Jn 21.15-17” (Diccionario Vine).

  1. I Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
  2. El patrón bíblico no se limita al plan de salvación, el culto, organización y obra de la iglesia.

     –2 Timoteo 1:13, incluye todas las “sanas palabras”.

     — El patrón incluye el amor fraternal y la unidad y no solamente el no usar piano y el no apoyar instituciones humanas con la ofrenda.

     — Hemos dicho que el futuro de esta iglesia se basa en conservar el patrón bíblico. Es muy cierto.

     — El futuro de esta iglesia depende de la unidad, la armonía, el amor fraternal.

     — Muchas iglesias se han dividido, no sobre diferencias doctrinales, sino porque los miembros no se llevan bien. O porque algún hermano insiste en imponer su opinión como ley.

  1.   ¿Cómo es un “cristiano”? ¿Cómo es una iglesia de Cristo? ¿Cómo se describe?

     — Colosenses 3:14, el amor es el “uniforme” del cristiano.

     — Cantamos el himno, “Cuando estemos en gloria…” pero si hay “entre vosotros celos, contiendas y disensiones” (1 Cor. 3:3), ¿qué haríamos “en la gloria”?

  1. 1 Juan 3:14, “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte”.

     — El amor valora y estima al ser humano. Santiago 3:9, “bendecimos al Dios y Padre, y … maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios”.

  1. Amor = Buena voluntad, acto del intelecto y voluntad (no meramente de las emociones). Es conocido por sus acciones, por lo que hace y por lo que no hace. 1 Corintios 13:4-7.

     — Sufrido … benigno … no tiene envidia … no jactancioso … no se envanece … no hace nada indebido … no busca lo suyo … no se irrita … no guarda rencor … no se goza de la injusticia sino de la verdad … todo lo sufre, cree, espera, soporta … nunca deja de ser.

III. Conducta de los que no aman a sus hermanos:

  1. Tito 3:3, “Porque nosotros también éramosen otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros”.

     — Un ejemplo que jamás se me olvida es de un médico negro de Lafayette, Tennessee que había sufrido mucho abuso, él y su familia, de parte de gente blanca en Bryan, Texas.

     — Pero tenía su práctica en un área rural de casi puros blancos. Si alguien le preguntaba sobre sus experiencias amargas decía, “No se puede pasar la vida aborreciendo a otros” (“You can’t go through life hating others.”) ¡BIEN DICHO!

     — 1 Corintios 3:1-3, “no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?”

     — ¿Se amaban los unos a los otros? 1 Corintios 13:4-7.

  1. Gálatas 5:15, “si os mordéis y os devoráis unos a otros, tened cuidado, no sea que os consumáis unos a otros”.

     — Imagínese una iglesia portándose como fieras, mordiendo unos a otros y consumiendo unos a otros.

     — En algunas ciudades grandes hay varias iglesias pequeñas, ninguna con ancianos, ninguna con predicador de planta.

     — ¿Se establecen para extender la obra? ¿Se establecen para no tener que ir tan lejos a los servicios?

     — Tal vez, pero muchas veces la causa verdadera es porque no se llevan bien. Cualquier problema y ¿qué pasa? “Comenzamos una obra nueva”.

  1. Gálatas 5:26, “No seamos vanidosos, irritándonos unos a otros”.

     — No ser ofensivos, insultantes. Es carnalidad (5:20, enemistades, disensiones).

     — Conducta totalmente desprovista del amor fraternal. Todo lo opuesto al ejemplo de Cristo.

     — Gálatas 5:26, “envidiándonos unos a otros”.

     — ¿Quién tiene envidia de un hijito que reciba honores en la escuela? ¿Por qué no? Le ama.

     — ¿Le tiene envidia o se siente orgulloso diciendo “es mi hijo, es mi hija”. Así debe ser en la iglesia: “es mi hermano(a)”

–Romanos 12:15, “gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran”.

     — 1 Timoteo 6:4 habla de “envidias, pleitos, malas sospechas”.

     — Los que son culpables de tales cualidades no se han despojado del “viejo hombre” (Romanos 6:6).

     — No han tenido transformación de carácter y no saben nada de amor. Y dice Juan que si no amamos a los hermanos, no amamos a Dios.

     — Romanos 12:19, “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios”.

     — ¡Puede hacerlo! Puede vengarse, puede nivelar cuentas — ¡pero no vale la pena!

     — Recuerde el ejemplo del oso comiendo restos que la gente tiraba en el parque. Al acercarse otros animales les daba patada – una sola excepción. ¡Un zorrillo! Podía darle patadas pero no valía la pena.

     –1 Juan 4:20, “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?”

     –“Yo amo a Dios, pero es muy difícil amar a algunos hermanos. Son muy difíciles de soportar”

     — “Amo a los hermanos de otro país, pero es muy difícil amar a los que vemos cada semana”.

     — Alguien dirá, “Pero no puedo amarlo, mire cómo es, tiene esto o tiene aquello. No es “lovable”.

     — ¿Qué estamos diciendo? Que no nos agrada, no nos gusta, que no lo puedo amar porque no  me cae bien.

     — ¿Cristo murió por los hombres porque eran dignos de su amor y le agradaban?  Romanos 5:8.

  1. Santiago 4:11, “Hermanos, no habléis mal los unos de los otros.

     — Santiago 5:9, “Hermanos, no os quejéis unos contra otros”.

     — Si lo hacemos, es hipocresía decir, “hermanos”.

  1. Génesis 13:8, “Te ruego que no haya contienda entre nosotros, porque somos hermanos”. No insistió en sus “derechos”.

     — La conducta de Abraham era ejemplar: pacífica, desinteresada, generosa, extraordinaria.

     — Si tomamos en serio que “somos hermanos”, será  fácil obedecer Filipenses 2:3, “nada hagáis por contienda o por vanagloria”.

  1. Conducta de los que SÍ aman a sus hermanos.
  2. Romanos 12:10, “Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal”.

     — No todos ven la importancia de eso. Suprimen las emociones. Son corteses pero nada más.

     — ¿Qué significa la palabra “hermano(a)”? De veras ¿somos “familia”?

  1. Romanos 16:16; 1 Corintios 16:20;  2 Corintios 13:12; 1 Tesalonicenses 5:26, “Saludaos unos a otros con un beso santo”.

     — 1 Pedro 5:14, “Saludaos unos a otros con un beso de amor”.

     — Sin discriminar a nadie (por ser pobre, rico, de otro color, raza o nacionalidad, etc.)

     — Hechos 20:1, “Después que cesó el alboroto, llamó Pablo a los discípulos, y habiéndolos exhortado y abrazado, se despidió y salió para ir a Macedonia”.

     — Hechos 20:37 “abrazando a Pablo, lo besaban.”

     — Hechos 21:6, “Cumplidos aquellos días, salimos, acompañándonos todos, con sus mujeres e hijos, hasta fuera de la ciudad; y puestos de rodillas en la playa, oramos. Y abrazándonos los unos a los otros, subimos al barco y ellos se volvieron a sus casas”.

  1. 1 Corintios 12:25, “que no haya desavenencia (facción, división) en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros”.

     — No hay cosa más triste que el hermano/la hermana que piense que nadie se preocupa por ellos.

     — Salmo 142:4, “no hay quien cuide de mi alma”. ¿Nos preocupa si cierto hermano(a) no está presente? ¿Si ha faltado varias veces? ¿Si está enfermo? ¿Si tiene problemas financieros,  matrimoniales, etc.?

     — ¿Somos indiferentes a los demás miembros? Recuerde siempre que somos familia, somos hermanos en Cristo.

     — Cada miembro debe preocuparse por la salvación de los otros miembros. Judas 22, 23, “A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego”.

     — 2 Corintios 11:28, preocupación por las iglesias.

  1. Efesios 4:1, “con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor”. 4:4, “un cuerpo” – de judíos, gentiles, samaritanos, amos/ esclavos, ricos/pobres, etc.

     — No debe haber iglesias separadas para acomodar distintas razas, colores, niveles económicos o académicos. Hay un solo cuerpo.

     — ¿Habrá departamento “mexicano” en el cielo?

     — El uso de diferentes idiomas no debe evitar la comunión entre hermanos.

     — Debemos visitar series, entender y participar lo más que podamos.  Apoyar con presencia, saludar, cantar, escuchar.

  1. Efesios 4:31-32, “Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros”.

     — Lawton, OK, un señor mató el hermano de uno de los miembros de una iglesia de Cristo.

     — Al terminar su sentencia llegó a esa iglesia queriendo obedecer al evangelio, preguntó al hermano si le podía perdonar. Le perdonó y le aceptó como hermano en Cristo.

     — Una hermana en Weslaco, Texas, no quería ni hablar de perdonar a su cuñado.

     — Le dije “Pero si él se arrepiente y pide perdón deben perdonarle”.

     — Dice ella (muy molesta), “No, es que usted no se imagina cómo nos ha tratado”.

     — Jesús dice que si no perdonamos, Dios no nos  perdona, Mateo 6:14; vea Efes. 4:32.

     — En cualquier congregación habrá diferencias y desacuerdos, pero hay que resolverlos de una manera hermanable.

     — Romanos 12:3, “no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener…”

     — Romanos 12:16, “No seáis sabios en vuestra propia opinión”. (No pensar que la suya es la única).

  1. 1 Tesalonicenses 4:18, “confortaos unos a otros con estas palabras. 5:11  animaos los unos a los otros y edificaos los unos a los otros”.

     — Convertimos poca gente. Sobre todo no desanimar a los que ya son miembros.

     — Es muy fácil tumbar y destruir pero muy trabajoso y difícil construir (edificar).

  1. G. Gálatas 6:1-3, “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevadlos unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.  3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña”.
  2. Filemón 7, “los corazones de los santos han sido confortados (refrescados, Mateo 11:28) por ti, hermano”.

     — Después de la visita con hermanos ¿quedamos animados o desanimados? ¿La visita es refrescante?

  1. Hebreos 3:13, “exhortaos los unos a los otros cada día, mientras aún se dice: “Hoy”, para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado”.

     — Romanos 15:14, “Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros”.

  1. Hebreos 10:24, “Considerémonos los unos a los otros para estimularnos al amor y a las buenas obras”.

     — ¿Cómo? V. 25, “no dejando de congregarnos”

     — Los que no asisten fielmente no consideran a los demás para estimularlos al amor y a las buenas obras. No los toma en cuenta.

     — La banca vacía desanima.

  1. Santiago 5:16, “confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros”.

     — Subrayar la palabra vuestros. Si alguien peca, no debe echar la culpa en otros, el pecado es suyo, es de él. Debe aceptarlo y confesarlo.

     — Salmo 51, David no echó la culpa en Betsabé. Dijo “mis rebeliones…mi maldad…mi pecado”.

  1. Gálatas 5:13, “servíos por amor los unos a los otros”. El mejor medio de promover armonía en la congregación.

     — “¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?” (Mateo  18:1). Pensemos en Dorcas, Febe, Lidia, casa de Estéfanas, etc., los más serviciales.

     — En esta iglesia hay varios miembros serviciales.

     — Esta es la grandeza verdadera.

Conclusión.

  1. El amor es conocido por lo que NO hace y por lo que SÍ hace. Sin el amor bíblico (buena voluntad, buena actitud) no somos nada, 1 Cor. 13:3

Si no somos transformados por el evangelio en la semejanza de Cristo no vamos al cielo. Ser cristiano significa reproducir en nuestra vida el carácter de Cristo. Es la esencia de Juan 13:35.

–NO: Odiándonos unos a otros … No morder … No irritar … No envidiar … No hablar mal … No quejarse.

  1. SINO: Sed afectuosos unos con otros… Preocuparse … Soportándonos … Perdonándonos …  Sobrellevad las cargas … Confortaos … Exhortaos … Estimularnos … Confesar faltas … Servíos …

     –ESTO ES “AMOR FRATERNAL”.

  1. Juan 13:35, “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros”.

     — Esta es marca de identidad principal. No somos identificados solamente por el letrero “iglesia de Cristo”, ni por la sana doctrina.

EL QUE ENSEÑA DEBE HACERLO CON DILIGENCIA ROMANOS 12:7

EL QUE ENSEÑA DEBE HACERLO CON DILIGENCIA

ROMANOS 12:7

 

Introducción.

     Romanos 12:4-8, Pablo habla de la iglesia como cuerpo y enseña que los miembros del cuerpo tienen diferentes dones o funciones.

El énfasis en este texto es que las varias funciones sean practicadas con dedicación y toda diligencia. Romanos 8:11, “En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”.

Entonces, al mencionar cada función Pablo está diciendo que se practique con diligencia.

Recordemos Malaquías 1:8, “Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos”. Es lo que hacemos si no nos dedicamos de corazón en el uso de las funciones nombradas aquí.

Recordemos también el ejemplo de Caleb quien “había seguido cumplidamente a Jehová Dios de Israel” (Josué 14:14). Este es el ejemplo que seguir en el uso de los dones recibidos de Dios.

 

  1. JESÚS ENSEÑABA DURANTE TODO SU MINISTERIO.

Enseñó en las sinagogas, en el templo, junto al mar, sobre el monte, en las casas.

Escogió a doce apóstoles y los envió a enseñar como “pescadores de hombres” (Mateo 4:19).

Escogió a otros setenta para enseñar en toda Judea (Lucas 10:1).

Después de su resurrección dio la “Gran Comisión” a los apóstoles. Mateo 28:18-20; Marcos 16:15, 16; Lucas 24:46-47.

 

  1. CONSTITUYÓ A UNOS APÓSTOLES … PROFETAS … EVANGELISTAS … PASTORES … MAESTROS. EFESIOS 4:11.

Todos estos enseñaron la Palabra de Dios.

Efesios 4:12, “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”.

Efesios 4:15, 16, “sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”.

 

III. LOS PADRES DEBEN ENSEÑAR A SUS HIJOS

Deuteronomio 6:4-9, Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”.

Si el pueblo de Israel estaba obligado a enseñar la ley de Moisés con tanto fervor, ¿cuánto más los cristianos deben enseñar con mucho entusiasmo el Nuevo Testamento a sus hijos?

Deuteronomio 6:5 se repite en Marcos 12:30 y sigue siendo el principal mandamiento para todos y debe ser enseñado a los hijos con toda diligencia y fervor.

Josué 24:15, “yo y mi casa serviremos a Jehová”.

 

  1. TODO CRISTIANO DEBE ENSEÑAR A LOS INCONVERSOS.

Todos deben aprender los textos que hablan de “obedecer al evangelio”. Romanos 10:16, 16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?” … 1 Pedro 4:17, Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” … 2 Tesalonicenses 1:7-9,  y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”.

El mundo religioso no habla de “obedecer al evangelio”. No saben lo que es, pero miembros de la iglesia sí saben y deben hablar libre y frecuentemente del tema.

Todo cristiano debe saber los textos que describen cada paso de la obediencia al evangelio. Primero que todo, creer en Dios (Génesis 1, 2; Romanos 1:20, 21; Hechos 17:25-28) y amarlo con todo el corazón, toda el alma, toda la mente y todas las fuerzas (Marcos 12:30) … creer en Cristo como Dios el Hijo (Juan 1:1; 5:18; 10:33) … arrepentirse de los pecados (Lucas 13:3, 5) … confesar la Deidad de Cristo (Mateo 10:32, 33; Hechos 8:37; Romanos 10:10) … ser bautizados (sepultados) en agua para el perdón de pecados (Hechos 2:38; 8:35-39; 10:47, 48; 22:16) …

Todo cristiano debe saber los textos que enseñan los actos del culto a Dios: orar (Efesios 6:18; 1 Tesalonicenses 5:17); cantar sin instrumentos de música (Efesios 5:19; Colosenses 3:16); predicar y enseñar (2 Timoteo 4:2; Hechos 20:7); cena del Señor el primer día (Hechos 20:7; 1 Corintios 11:23-27); ofrenda el primer día (1 Corintios 16:2).

 

  1. ¿CUÁL ES NUESTRA ACTITUD HACIA LOS PERDIDOS?

¿Cuál es el deseo de Dios con respecto a los perdidos? 1 Timoteo 2:4, “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”. 2 Pedro 3:9, “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

La obra de ancianos, evangelistas, maestros de clases bíblicas hacen una función sumamente importante, pero recordemos Lucas 19:10, Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”.

Recordemos también la actitud de Pablo: Romanos 9:3 “Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne”. Romanos 10:1, “Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación”. ¿Compartimos este espíritu? ¿Cuál es nuestro anhelo más grande?

 

VII. EL ENSEÑAR REQUIERE MUCHO ESTUDIO.

1 Pedro 3:15, “santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”.

2 Timoteo 2:15, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”. 3:16, 17, ”Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

 

VIII.  USAR FOLLETOS Y TRATADOS.

Todo cristiano debe reconocer y creer en la fuerza de la hoja impresa. Es herramienta súper efectiva. Trabaja 24/7. No se cansa. No se enoja. No se impacienta.

Toda iglesia debe tener un buen surtido de ellos y deben ser repartidos libre y generosamente. El que los reparta debe apuntar su nombre, teléfono y email en ellos.

 

  1. NO DESCUIDAR A LOS VISITANTES A LOS SERVICIOS.

Si alguien visita los servicios es muy probable que sea “buena tierra” (Mateo 13:23) y hay que aprovechar al máximo su visita.

Apuntar su nombre, dirección, teléfono, email, animarle a volver.

Entonces llamarle, enviarle una tarjeta, visitarle, ofrecer estudio en su hogar.

 

  1. ESTUDIOS EN LAS CASAS.

Como ya se comentó Jesús enseñaba mucho en las casas y sin faltar debemos aprovechar este medio.

Ha habido muchísimas conversiones como resultado de tales estudios informales. Tienen muchas ventajas.

 

CONCLUSIÓN.

Sobre todo el cristiano debe conversar con otros constantemente acerca de Dios, el evangelio, la iglesia, eventos finales.

Todos hablan todos los días. Platican o conversan con varias personas pero ¿de qué conversan? ¿Solamente de temas terrenales y pasajeros? ¿Placeres, el trabajo, problemas de la vida, ansiedades?

Mateo 12:34, “de la abundancia del corazón habla la boca”. Por eso, llenemos el corazón con la Palabra de Dios y luego imitar a Felipe: “abrió su boca” para enseñar la Palabra al etíope (Hechos 8:35-39). Le enseñó, le convenció, le bautizó y “el eunuco siguió gozoso su camino”.

TENIENDO DONES … USÉMOSLOS

ROMANOS 12:6, 7 “TENIENDO DONES … USÉMOSLOS

… SI DE SERVICIO, EN SERVIR”

 

          Romanos 12:6, 7, “De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada … úsese conforme a la medida de la fe; … si de servicio, en servir”.

“La medida de fe que Dios repartió a cada uno” corresponde a la “función” del versículo 4. Se refiere a los dones espirituales como profecía y también a los dones ordinarios que reciban de Dios para servirle. No se refiere a “oficiales” con títulos. Los dueños de estos dones no deben tener más alto concepto de sí que el que deben tener (v. 3).     Son dones de función. El poseer tales dones no promueve el orgullo carnal que resulta en la exaltación de las personas que los posean.

La enseñanza de Pablo en estos versículos enfatiza la necesidad de diligencia en el uso de cualquier don que uno haya recibido de Dios.

Romanos 12:11, ”En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”. Perezosos = okneros, negligente (Mateo 25:26); Hebreos 6:11, nothroi, perezosos, indolentes,

Todo miembro es útil si reconoce y usa su don diligentemente como Caleb (Josué 14:14, “había seguido cumplidamente a Jehová”).

      Romanos 12:4,5, “Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros”. Este texto enseña la importancia de la unidad. Los miembros de la congregación deben cooperar los unos con los otros para que la obra esté bien coordinada.

Efesios 4:15, 16, “siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”.

   Ningún miembro sobra. Cada miembro necesita los demás miembros, son mutuamente dependientes el uno del otro.

No tenemos la misma función. ¿Todos los miembros del cuerpo físico pueden ver, oír, oler, caminar? Tampoco en el cuerpo de Cristo no todos pueden ser ancianos y diáconos (hay requisitos, 1 Timoteo 3, Tito 1). No todos pueden predicar. No todos pueden dirigir himnos. 1 Corintios 12:14-22 – este texto debe ser estudiado con mucho cuidado en conexión con el estudio de Romanos 12:3-8.

No hay rivalidad entre los miembros del cuerpo físico y no debe haber rivalidad entre los miembros del cuerpo de Cristo. Somos interdependientes los unos de los otros.

Por lo tanto, debemos buscar la edificación el uno del otro en lugar de ser superior el uno al otro.

Romanos 12:6, De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

El que reciba este don debe entregar el mensaje revelado exactamente como se ha revelado por el Espíritu Santo, sin cambiarlo. No quitar ni agregar. No meter opiniones. Simplemente revelar la Palabra de Dios.

Los que tenían dones del Espíritu Santo podían descuidarlos. 1 Timoteo 4:14; 2 Timoteo 1:6. Asimismo los dones ordinarios pueden (pero no deben) ser descuidados.

Romanos 12:7, o si de servicio, en servir;

    Los textos que hablan de “unos y otros”: Véanse sermones sobre estos textos en la página web de waynepartain.com y en el libro de este servidor, “Sermones y Artículos I y II” (os améis unos a otros … sed afectuosos … saludar …servir … exhortar …amonestar …sobrellevar cargas … etc.)

     Saludar. Para algunos miembros de la iglesia este mandamiento es opcional o de poca importancia, pero es requerido por Pablo varias veces (Romanos 16:16; 1 Cor. 16:20; 1 Tesalonicenses 5:26.) A pesar de esta instrucción bíblica, hay miembros que llegan tarde a los servicios y aparentemente no les interesa nada el saludar a los hermanos. Aun los que llegan a la mera hora de comenzar el servicio no pueden saludar a otros sin interrumpir el servicio.

El saludar bien es muestra de amor y afecto. Requiere tiempo, Lucas 10:4. Romanos 12:10, “Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal” (La Biblia de las Américas).

Otro servicio es el mostrar misericordia con alegría (Romanos 12:8). Este servicio implica preocupación por hermanos enfermos, débiles, desanimados, etc. Hebreos 12:12, 13, “Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado”.

Cristo dice que al visitar a “mis hermanos más pequeños” le visitamos a Él Mismo (Mateo 25:34-46).

Con alegría, porque es mejor no hacerlo si lo va a hacer de mala gana. Le cuesta al enfermo o debilitado ser placentero y si algún hermano le visita de mal humor y platica de sus propios problemas, tal “ministerio” no anima sino desanima más al enfermo. ¿Qué pensará el enfermo si el visitante le dice, “qué lástima que tenga esa enfermedad, mi hermano murió de ese mal el año pasado”?

Es necesario hacerlo con prudencia. La familia del enfermo nos puede decir su condición y la hora más conveniente para una visita. Nunca conviene una visita larga. Tampoco conviene la visita de la persona que habla y habla sin fin cansando y aburriendo al enfermo. ¿Qué dirá el enfermo después de la visita de los tales? “¡Oh qué fastidio es esto!”

     Hechos 6, dos ministerios, predicar y servir mesas, los dos son necesarios….

     Ministerio de benevolencia. Hechos 9:39, Dorcas; Hechos 12:25; 11:29, 30 (Romanos 15:30, 31), llevaron ayuda a los hermanos necesitados de Judea de parte de los hermanos de Antioquía. 1 Corintios 16:3, mensajeros de las iglesias.

Otro ministerio importante es la hospitalidad. Romanos 16:23; 3 Juan 5, 6. Esto incluye no solamente el hospedaje sino también el ayudarles para gastos de viaje (“encaminarlos”).

Visitantes que nos acompañan en los servicios de culto. Es muy posible que sean “buena tierra” que reciba la palabra (Mateo 13:23). Hay que aprovechar al máximo su visita. En esto todos los miembros de la congregación están involucrados. Deben saludarles, pedir y apuntar su nombre, dirección, teléfono, estar seguro que tienen Biblia e himnario para los servicios y después del servicio regalarles folletos/tratados y animarles a volver. Entonces no olvidarles. Más bien mantener el contacto llamándoles, visitándoles, ofreciendo estudios bíblicos en su hogar.

Todo miembro debe participar en el ministerio del evangelismo personal. Todo miembro sabe lo que él mismo ha hecho para obedecer al evangelio y si no sabe bien los textos para cada paso de la obediencia, debe aprenderlos cuanto antes y estar listo y dispuesto a conversar con cualquiera sobre la necesidad de obedecer al evangelio (2 Tesalonicenses 1:7, 8; 1 Pedro 4:17).
Folletos, tratados. Un ministerio o servicio de suma importancia es el preparar y repartir folletos y tratados. Esto es un ministerio, una función del cuerpo, en la cual todo miembro puede participar. Es indispensable que todo miembro reconozca la fuerza de la página impresa para suplementar la predicación pública, las clases bíblicas y su obra personal de enseñar. Toda congregación, por pequeña sea, puede y debe repartir miles y miles de tales estudios impresos. Los tales trabajan día y noche, no se cansan, no se desaniman y han logrado la conversión de muchas almas.

Ministerio de imprimir folletos, tratados. Muchas congregaciones tienen copiadoras y sólo falta que ciertos miembros se encarguen de hacer copias de tales estudios. Debe haber un compromiso fijo porque lo que es deber de todos no es el deber de nadie. Normalmente el predicador escribe tales estudios pero puede haber otros miembros capacitados para la tarea.

     Conclusión: El servicio o ministerio de este texto no se limita a la obra de los evangelistas, ancianos y diáconos, porque todo miembro del cuerpo tiene su función importante.

Unos y otros. No dejemos de leer y estudiar estos textos frecuentemente y observar cómo cada miembro debe preocuparse por los demás para servirles, exhortarles, animarles, mostrarles misericordia, etc.

Asistir fielmente, llegando a la reunión temprano para poder saludar los unos a los otros. Todo miembro debe preocuparse por los que falten y hacer todo lo posible para animarles a ser fieles.

     No descuidar a los visitantes. Bien pueden ser la buena tierra que reciba la palabra para ser salvos. Merecen la atención de todos.

Escribir, imprimir y repartir folletos y tratados, no uno que otro sino miles, no de vez en cuando sino constantemente.

La misión de la iglesia es ganar almas, 1 Timoteo 3:15. Todo miembro debe cooperar en todo esfuerzo para lograr este propósito.

No seamos negligentes, indolentes, perezosos, Romanos 12:11.

(CONTINUARÁ)

Job 31: Un gran juramento de inocencia

Job 31: Un gran juramento de inocencia

Posted: 30 Oct 2017 03:28 PM PDT

Por Josué I. Hernández

La gran afirmación que Job hace sobre su inocencia en el capítulo 31 del libro que lleva su nombre, menciona no sólo los pecados de los que sus “amigos” lo habían acusado, sino que también incluye la negación de las cosas que, tal vez, se implicarían en su contra. Así, pues, Job se vindica (defiende) a sí mismo, y asevera su pureza e integridad, tanto en intenciones como en proceder, tanto en su vida pública como también la privada. Él bien entendía que las acciones tienen sus consecuencias, las cuales se relacionan con Dios (Deut. 11:26-28; Gal. 6:7-8), por esto su conducta. El temor de Dios controlaba a Job (“Porque el castigo de Dios es terror para mí, y ante su majestad nada puedo hacer”, 31:23, LBLA).

Para Job, la reverencia a Dios y la obediencia a sus mandamientos es el todo del hombre (cf. Ecles. 12:13). Aquí, nuevamente aprendemos que sólo por el previo temor, el hombre obedece a Dios.Por tanto, conociendo el temor del Señor, persuadimos a los hombres (2 Cor. 5:10-11).

Es así, también, como Job invoca solemnemente una serie de imprecaciones en su contra si es hallado culpable. Por esto, los versículos 5-40 incluyen la conjunción “si”. La imprecación es, según su uso en las Escrituras, el invocar solemnemente una maldición sobre alguien o algo, como lo podemos observar vívidamente en los llamados “salmos imprecatorios” (Ej. Sal. 58:11). La imprecación admite la justicia de las consecuencias para las acciones pecaminosas.

Bien se dice, que toda buena mujer es como la descrita en Proverbios 31, y todo buen hombre es como el descrito aquí, en Job 31, un hombre de integridad.

CASTIDAD, NO CODICIA NI LUJURIA (31:1-4)

Pacto con sus ojos: La inmoralidad sexual comienza con la concupiscencia de los ojos (31:1; cf. Mat. 5:28; Mar. 9:47; 2 Ped. 2:14). La solución, eliminar los deseos desordenados (Ef. 4:22; Sant. 1:13-15), y aprender a pensar (Fil. 4:8).

“Jesús condena el uso de los ojos para codiciar. (1). Mat. 6:22,23, habla del ojo bueno y del ojo maligno. (2). 2 Ped. 2:14 los ojos llenos de adulterio. (3). Acán usó los ojos para codiciar, Josué 7:21. Obsérvese el proceso de su caída: “Vi… lo cual codicié y tomé… está escondido”. (4). David usó los ojos para codiciar, 2 Sam. 11:2-4. Quebrantó tres mandamien­tos: no codiciar, no adulterar, no matar. El proceso siempre es lo mismo: Ver… codiciar (pecar en el corazón)… pecar físicamente. (5). Pablo no usó los ojos para codiciar, Hech. 20:33” (Notas sobre Mateo, Wayne Partain).

Cada cual recibe lo que merecen sus hechos (31:2-3). El impío y también el justo (Job. 20:29; Rom. 2:5-10; Gal. 6:9-10; 2 Tim. 2:6; Heb. 10:35; 11:6; 1 Ped. 3:8-12). Por tal razón, Job exclamó:¿No ve El mis caminos, y cuenta todos mis pasos? (Job. 31:4, LBLA). Dios lo sabe y registra el proceder del hombre (2 Cron. 16:9; Salmo 139:3; Prov. 5:21; 15:3; Dan. 5:23; 2 Cor. 5:10; Heb. 4:13). Cada cual decide lo que recibirá del Señor (Ef. 6:8; Heb. 6:10). El hombre no escoge las consecuencias de sus hechos, esto lo hace Dios (Gal. 6:7). El hombre si puede escoger que hacer para recibir “gloria y honra e inmortalidad” (Rom. 2:7).

FRANQUEZA Y HONESTIDAD, NO MENTIRA NI FRAUDE (31:5-6)

“Si yo he andado con falsedad, y mi pie se ha apresurado tras el engaño; (¡que se me pese en balanzas justas, y conozca Dios mi integridad!)” (31:5-6, VM). Los “amigos” de Job le acusaban de no llevar una vida recta (4:7-9; 8:6, 12; 11:4-6, 11-14; 15:30-35; 18:5-21; 20:5-29, etc.), pero lo negó Job y dijo, “Péseme Dios en balanzas de justicia” (cf. Daniel 5:27). Job era como Natanael. “Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño” (Jn. 1:47). ¿Por qué dijo Cristo tal cosa de él (Jn. 1:46)?

Ningún hipócrita podría ser alabado por Cristo, como lo fue Natanael. Es urgente aprender a practicar la franqueza y sinceridad (cf. 2 Cor. 10:11; Ef. 4:25). Dios no es mentiroso (Tito 1:2), ni se complace en la maldad de la mentira (Ex. 23:7; Lev. 19:11; Sal. 5:4-6). El justo no comulga la mentira (Prov. 13:5; 19:5,9; Sal. 101:7; 119:163). La mentira (como todo pecado) es un delito grave, tanto así que ocasionó la muerte de Ananías y Safira (Hech. 5:3-4, 8-9). Ningún mentiroso entrará en el reino de los cielos (Apoc. 22:15) porque manifiesta el mismo carácter de Satanás (Jn. 8:44).

RECTITUD ECONÓMICA, NO SOBORNO (31:7-8)

“…si mi corazón se fue tras mis ojos, y si algo se pegó a mis manos”(31:7). Una figura muy gráfica del que acepta un soborno. “Piedra preciosa es el soborno para el que lo practica; adondequiera que se vuelve, halla prosperidad” (Prov. 17:8). El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad (Ef. 4:28).

Para Job, el tema de prosperidad era un asunto espiritual, como todo asunto de la vida. Job no era codicioso de ganancias deshonestas (1 Tim. 3:3). La economía justa no se mide por cuánto se obtiene, sino cómo se obtiene.

Job no se dejaba corromper por el dinero mal habido (Job 15:34; 23:11; cf. Ex. 23:8; Deut. 16:19-20; Sal. 26:11). Los apóstoles tampoco (Hech. 8:18-25). Job dijo que si él fuera encontrado culpable de tales cosas, como castigo que perdiera todo su trabajo: ¡siembre yo, y coma otro, y el producto del campo me sea arrancado! (31:8, VM).

FIDELIDAD CONYUGAL, NO ADULTERIO (31:9-12)

Si mi corazón fue seducido por mujer, o he estado al acecho a la puerta de mi prójimo (31:9; cf. Ex. 20:17). Job no era como el joven necio que “iba camino a la casa de ella”, Prov. 7:8 y sig.). No era “Como caballos bien alimentados, cada cual relinchaba tras la mujer de su prójimo”(Jer. 5:8).

“Si… y si estuve acechando a la puerta de mi prójimo… [entonces, lo peor que un marido quisiera que suceda con su esposa] muela para otro mi mujer [como “la sierva que está tras el molino”, Ex. 11:5], y sobre ella otros se encorven” [victimizada, usada para cualquier propósito] (31:9-10; cf. Deut. 28:30; Jer. 8:10).

Este pecado lleva a la ruina y destrucción (Prov. 5:11; 7:26-27). Es pecado que merece el juicio judicial (en el principio de los Estados Unidos el adulterio era crimen pero ahora no solamente se canceló esa ley, sino que todo lo contrario, muy pocos lo toman en serio). Dios aborrece el repudio (Mal. 2:16; Mat. 19:6) y también aborrece el adulterio (Lev. 20:10; Rom. 13:9).

El adulterio (una forma de fornicación) recibía una sanción penal en los tiempos de Job (31:11) y bajo en la sociedad israelita del Antiguo Pacto (Deut. 22:22-24). Sin embargo, el infierno es peor que cualquier castigo físico que se pueda infligir al adúltero impenitente (Job 31:12; 1 Cor. 6:9; Gal. 5:19-21; Apoc. 21:8).

El gobierno no controla el matrimonio, pero sí debe castigar (no premiar) lo que es malo (Rom. 13:3-4). Lamentablemente, los sistemas legales de los gobiernos facilitan el adulterio.

JUSTICA EN LOS NEGOCIOS, NO EL ABUSO DE LOS SIERVOS (31:13-15)

el derecho de mi siervo o de mi sierva cuando presentaron queja contra mí (31:13, LBLA). Fuesen justas, o no, las quejas de sus siervos, Job no abusó de su poder sobre ellos (cf. Stgo. 5:1-4). Si lo hiciera ¿cómo respondería a Dios? (31:14; cf. Rom. 14:12, los hombres darán cuenta a Dios). El derecho de sus siervos se debía a la responsabilidad con sus deberes. No puede haber derecho a remuneración sin el deber de trabajar. Así, tampoco, puede haber trabajo sin justa remuneración.

Dios misericordiosamente permite que el duro trabajo sea recompensado con propiedades personales (Sal. 126:6). Por esto, “el obrero es digno de su salario” (Luc. 10:7), y “Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma”(2 Tes. 3:10). La ley prohibió la opresión y ordenó el justo pago diario (Deut. 24:14-15). ¡Cuántos empleadores han olvidado “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mat. 22:39)!

Job más adelante dirá: si clama contra mí mi tierra, o los surcos de ella lloran juntos” (31:38, VM). Una personificación de la tierra abusada por los pecados (cf. porque la piedra clama a Dios desde el muro, y la viga desde el maderaje le responde en coro (Hab. 2:11, VM). Job no había privado a otros de sus medios de subsistencia, ni obtenido beneficio alguno sin pagar por ello (31:39).

El Señor no hace acepción entre siervos y libres, empleados y empleadores (Ef. 6:9). Esta verdad, Job la sabía muy bien: El que en el seno maternal me hizo a mí, ¿no le hizo a él también? ¿y no nos formó uno mismo en la matriz? (31:15, VM). Amos, tratad con justicia y equidad a vuestros siervos, sabiendo que vosotros también tenéis un Señor en el cielo (Col. 4:1, LBLA). El rico y el pobre tienen un lazo común: el que hizo a ambos es el SEÑOR” (Prov. 22:2, LBLA). Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres…” (Hech. 17:26). Que toda mujer que piense abortar su bebé lea y medite en esto: “en el vientre me hizo a mí… nos dispuso uno mismo en la matriz…” (31:15). “tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre” (Sal. 139:13).

           

GENEROSIDAD Y BENEBOLENCIA, NO EGOÍSMO NI INDIFERENCIA (31:16-23).

Si he impedido a los pobres su deseo, o he hecho desfallecer los ojos de la viuda (31:16). Job afirma que nunca había descuidado al pobre, la viuda, los huérfanos; dice que había dado de comer al hambriento y vestido al desnudo y tal benevolencia había sido su manera de vivir. Si había cometido tales pecados (v. 16-21), entonces las imprecaciones (v. 21-22).

Considérese la hipérbole, “aunque desde mi juventud él creció conmigo como con un padre, y desde el vientre de mi madre fui guía de la viuda (y a la viuda la guie desde mi infancia, 31:18, LBLA) y compárela con la siguiente, Desde la matriz están desviados los impíos; desde su nacimiento se descarrían los que hablan mentiras (Sal. 58:3, LBLA). Sería bueno recordar este texto al estudiar el Salmo 51:5, “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”. Obviamente estos textos emplean lenguaje figurado.

Aunque generalmente los hombres recompensarán los favores (Luc. 6:38). Job sabía que Dios bendice a los que siembran generosamente (2 Cor. 9:6-7). La generosidad y la benevolencia individual es una responsabilidad que no podemos traspasar a las instituciones (Gal. 6:9-10). La benevolencia ha de ser manifestada aún con los enemigos: “Al que te pida, dale; y al que desee pedirte prestado no le vuelvas la espalda” (Mat. 5:42, LBLA). Considérese seriamente el mandamiento de Cristo en Lucas 6:32-36. El egoísmo nos roba la benevolencia y generosidad que tanto necesitamos. Por tanto, no mirando cada uno de vosotros por lo que es suyo propio, sino cada uno también por lo que es de los demás (Fil. 2:4, VM).

CONFIANZA EN DIOS, NO LA AVARICIA (31:24-25)

“Si he puesto en el oro mi confianza, y he dicho al oro fino: Tú eres mi seguridad; si me he alegrado porque mi riqueza era grande, y porque mi mano había adquirido mucho” (31:24-25, LBLA). El oro nunca era su dios (Lucas 16:13; Col. 3:5). Job bien sabía que él debía a Dios su corazón (cf.“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”, Mat. 22:37).

“Requiere mucho tiempo, trabajo, y atención personal para acumular tesoros en la tierra. Por eso es muy peligroso hacerlo, porque esto significa que el corazón, que debe pertenecer a Dios, pertenece más bien a lo terrenal”(Notas sobre Mateo, Wayne Partain).

La confianza de Job estaba basada en su relación con Dios, no en sus posesiones. Job podía decir junto con Pablo, Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él” (1 Tim. 6:7, LBLA).

Debemos poner la confianza en Dios, no en las cosas materiales (Mat. 6:19-21). La persona no vale por la ropa que usa, a pesar de que muchos han codiciado ropa (Jos. 7:21; 2 Rey. 5:22; Sant. 5:2). Los metales preciosos tampoco dan valor a la persona, porque nadie vale por lo que tiene, sino por lo que es y hace delante de Dios. He ahí el valor de una persona. “Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?”(Mat. 16:26, LBLA). Jesucristo nos ha mostrado el real valor de nuestra persona, él vino a morir para salvarnos (Jn. 3:16; 1 Ped. 1:18). ¡Cuán valiosos somos para Dios!

1 Tim. 6:6-10,17,18 es un comentario claro sobre este tema.  La piedad con el contentamiento es una gran ganancia que podemos disfrutar ahora y llevarnos al morir. “La piedad, acompañada del contentamiento, ¡es negocio grande!  En lugar de tener la piedad la ganancia material por objeto (ver. 5), la piedad misma es verdadera ganancia (“gran ganancia”), si es acompañada del contentamiento”(Notas sobre 1 Timoteo, Bill H. Reeves). No hay ganancia material que se pueda comparar con el contentamiento (Fil 4:11; Heb. 13:5-6). El problema no trata con la cantidad de posesiones, sino con la disposición del corazón a ellas. El hombre más pobre puede ser un avaro (Col. 3:5).

CONFIANZA EN DIOS, NUNCA LA SUPERSTICIÓN NI LA IDOLATRÍA (31:26-28).

“si he mirado al sol cuando brillaba, o a la luna marchando en esplendor, y fue mi corazón seducido en secreto, y mi mano tiró un beso de mi boca”(31:26-27, LBLA). “El sol, luna, y estrellas, los objetos más brillantes de la naturaleza, y vistos desde todas partes, se suponían ser los representantes visibles del invisible Dios. No tenían templos, pero se les adoraba en lugares altos y sobre los terrados (Ez. 8:16; Deut. 4:19; 2 Rey. 23:5,11)… Este culto predominaba en la Caldea; por lo tanto la abstención de Job de la idolatría de sus vecinos era tanto más ejemplar” (JFB).

La avaricia es una común forma de idolatría (Col. 3:5). Es difícil para el que tiene riquezas entrar en el reino de Dios (Mar. 10:23-24) por la tentación de confiar en sus posesiones, y querer tener más, lo cual es codicia (1 Tim. 6:9). La idolatría es una forma de negación de la existencia Jehová y de nuestra dependencia de él. Formas modernas de idolatría son el ateísmo y humanismo, el zodiaco y las supersticiones.

EL AMOR HACIA LOS ENEMIGOS, NO LA VENGANZA NI LA MALA DISPOSICIÓN (31:29-30)

¿Acaso me he alegrado en la destrucción de mi enemigo, o me he regocijado cuando el mal le sobrevino? (31:29). Con toda seguridad, Job diría con Pablo, “Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. Gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran” (Rom. 12:14-15, LBLA). Es interesante observar que el carácter de Job era muy semejante a la enseñanza del Nuevo Testamento sobre la actitud apropiada hacia el enemigo. Este capítulo podría ser un capítulo en el Nuevo Testamento.

Mat. 5:44-46, es un buen comentario sobre éste tema. “¿Debemos amar a los enemigos como amamos a los seres queridos? A muchos les parece difícil amar a los enemigos, por no entender la palabra “amar”. El amor por los seres queridos es un amor emocional, un afecto fuerte. El amor mandado por Jesús es de la mente y de la voluntad, y no es como el amor entre novios, un amor que “nace” en ellos por la mucha atracción que existe. Se enamoran y se aman porque se agradan el uno al otro. El hombre se enamora de una mujer que le gusta, le agrada. Pero el amor mandado por Jesús, amor de la mente y de la voluntad, busca el bienestar de la persona amada”(Notas sobre Mateo, Wayne Partain).

Nuestro amor debe ser como el de Dios (Mat. 5:45, cf. Rom. 5:8). “Él es bondadoso para con los ingratos y perversos” (Luc. 6:35, LBLA). El verdadero amor no se muestra tanto en palabras como en hechos (1 Cor. 13:4-7; Sant. 2:16; 1 Jn. 3:18).

HOSPITALIDAD (31:31-32).

“El forastero no pasa la noche afuera, porque al viajero he abierto mis puertas” (31:32). A Dios le interesa que observemos la hospitalidad (Rom. 12:13; Heb. 13:2; 1 Ped. 4:9).

Está prohibido invitar exclusivamente a los amigos (Luc. 14:12-14). “La práctica común es que los amigos invitan a los amigos, los hermanos invitan a los hermanos, los parientes invitan a los parientes, los ricos invitan a los ricos, los educados invitan a los educados, etc” (Notas sobre Lucas, Wayne Partain).

Los textos bíblicos que enseñan la hospitalidad enfatizan esto, pues los cristianos deberían atender primeramente a los hermanos necesitados, enfermos, hambrientos, extranjeros (Mat. 25:31-46). “En todo os mostré que así, trabajando, debéis ayudar a los débiles, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: ‘Más bienaventurado es dar que recibir’.”(Hech. 20:35).

RECONOCIMIENTO DE TRANSGRESIONES, NO HIPOCRESÍA NI ORGULLO (31:33-34).

“¿Acaso he cubierto mis transgresiones como Adán, ocultando en mi seno mi iniquidad, porque temí a la gran multitud, o el desprecio de las familias me aterró, y guardé silencio y no salí de mi puerta?” (31:33-34, LBLA). Adán trató de ocultar su pecado (Gen. 3:7-8).

Job vivía haciendo lo que sabía que era correcto, independiente de, y sin inmutarse por, algún temor por el qué dirán. “Cantará él a los hombres y dirá: “He pecado y pervertido lo que es justo, y no es apropiado para mí. ‘Él ha redimido mi alma de descender a la fosa, y mi vida verá la luz’.” (Job. 33:27-28, LBLA).

Dios siempre ha requerido que su pueblo confiese sus pecados para restaurar la relación con él (Lev. 16:21; 26:40; Num. 5:7; Prov. 28:13-14; Jer. 3:13; Sant. 5:16; 1 Juan. 1:9). Ejemplos de confesión sin arrepentimiento: Balaam, “He pecado” (Num. 22:34). Acán, “he pecado” (Jos. 7:20). Saúl, “he pecado” (1 Sam. 15:24).

Ejemplo de confesión y verdadero fruto de arrepentimiento: David, “Pequé contra Jehová” (2 Sam. 12:13). Los conversos de Juan el bautizador, “y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados” (Mar. 1:5). El hijo pródigo, “Me levantaré e iré a mi Padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti” (Luc. 15:18).

La dicha del perdón siempre es condicional. El gozo siempre viene después de obedecer el evangelio (Hech. 8:38-39; 16:33-34). Antes del gozo del perdón, debe experimentarse la tristeza de haber pecado contra a Dios, “la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación…” (2 Cor. 7:9-10; cf. Sal. 51:4,13).

CONCLUSIÓN

Delante de Dios, Job confía en que será exonerado de los cargos que se le imputan, ¡Oh si tuviese quien me oyera, (he aquí mi firma; que me responda el Todopoderoso), y que tuviese la acusación que escribió contra mí mi adversario! (31:35, VM).

Job tiene plena confianza en Dios, de que el juicio demostrará que él no ha sido hipócrita. Entonces, la satisfacción de la limpia conciencia, sería para él como una corona: ciertamente yo la llevaría sobre mi hombro, y me la ceñiría como una corona (31:36).

Cuando hubo pecado Job lo había confesado corrigiéndose. Así, pues, con total confianza Job podría dar a Dios cuenta de su vida: Del número de mis pasos yo le daría cuenta, como a un príncipe me acercaría a Él (31:37, LBLA).

Las grandes ganancias obtenidas, cosa comúnmente manchada por algún pecado, en el caso de Job estaban limpias (31:38-40). No hubo fraude, robo, ni opresión. Por lo tanto, la razón de su pérdida y gran prueba no era el pecado, como lo aprendemos en el libro.

Aquí terminan las palabras de Job (31:40). Con sus palabras reivindicó su carácter de su vida pública y privada. ¿Es usted como Job? ¿Soy como Job? ¡Usted y yo sabemos la respuesta!

Por Josue hernandez

Sigue leyendo